Inicio Ciencia Federico Pisani: el venezolano que escaló el Wei-Assipu Tepuy con el equipo...

Federico Pisani: el venezolano que escaló el Wei-Assipu Tepuy con el equipo de National Geographic

Por Jackelin D

El escalador y biólogo venezolano formó parte del equipo que llevó al biólogo Bruce Means, de National Geographic, a la cima del tepuy Roraimita (parte del macizo guayanés) en la búsqueda de especies desconocidas en el mundo 

Federico Pisani imaginó desde su niñez que sería escalador. Esa actividad lo inspiró desde muy pequeño. Empezó a leer libros de aventuras y sobre montañas. Él recuerda que todas las tardes, en su casa, esperaba la programación de documentales de la naturaleza del canal 5 de la televisión venezolana. Se imaginaba detrás de esa pantalla y participando en una producción de National Geographic. Ese sueño se materializó en 2021 cuando viajó al Macizo Guayanés para una expedición científica de la que fue parte para el documental The Last Tepui. Un viaje que el venezolano asegura que recordará por siempre. 

Pisani empezó su carrera deportiva como escalador a los 18 años de edad, al mismo tiempo que decidió estudiar Biología en la Universidad Simón Bolívar (USB). Sin embargo, su primer acercamiento con la naturaleza, comenta, fue a los 15 años de edad, cuando ya se adentraba en las selvas y las montañas junto con Marcus Tobias, fundador del Proyecto Cumbre y uno de los primeros venezolanos que subió hasta la cima del Everest. 

Considera que las expediciones siempre le tendieron un puente hacia lo que quería hacer, pero también le llamaba la atención la rama científica. Fue así como, inevitablemente, empezó a estudiar Biología. Luego de unos años, pensó en abandonar alguna de las dos carreras debido a que estaba decidido en buscar la excelencia de una profesión. Aunque no estaba seguro de hacerlo, Federico o Fuco, como lo conocen sus colegas, descubrió, gracias a unos amigos, la fisiología del ejercicio o la ciencia que estudia el movimiento. 

Pisani empezó su carrera deportiva como escalador a los 18 años de edad, al mismo tiempo que decidió estudiar Biología en la Universidad Simón Bolívar (USB). Sin embargo, su primer acercamiento con la naturaleza, comenta, fue a los 15 años de edad, cuando ya se adentraba en las selvas y las montañas junto con Marcus Tobias, fundador del Proyecto Cumbre y uno de los primeros venezolanos que subió hasta la cima del Everest. 

Considera que las expediciones siempre le tendieron un puente hacia lo que quería hacer, pero también le llamaba la atención la rama científica. Fue así como, inevitablemente, empezó a estudiar Biología. Luego de unos años, pensó en abandonar alguna de las dos carreras debido a que estaba decidido en buscar la excelencia de una profesión. Aunque no estaba seguro de hacerlo, Federico o Fuco, como lo conocen sus colegas, descubrió, gracias a unos amigos, la fisiología del ejercicio o la ciencia que estudia el movimiento. 

Pisani detalla que uno de los objetivos de los escaladores siempre es clasificar a los Juegos Olímpicos o lograr marcas internacionales. En su caso, al dedicarse a la modalidad de escalada de grandes paredes, su meta siempre ha sido subir el mayor número posible de montañas en el mundo, pero con un enfoque especial: explorar los tepuyes.

Su primera expedición

Federico Pisani logró mantener su vocación desde la niñez y durante muchos años se interesó en los espacios poco explorados de la Tierra. Uno de ellos eran los tepuyes. Los descubrió a través de un libro de fotografías y una revista de National Geographic del año 1989. En esa edición se publicó un reportaje sobre los investigadores venezolanos y extranjeros que trabajaban en el estudio científico de los tepuyes y su relación con el equilibrio de los ecosistemas. 

Igualmente, en la universidad, indicó que encontró material fotográfico sobre una excursión que realizaron dos españoles para escalar el tepuy Kukenán. Consideró que era una experiencia que él también quería vivir, por lo que conversó con su grupo de excursionismo para realizar la misma ruta en 1994. 

El viaje estaba organizado para que durara seis días, en los que iban a escalar una pared de entre 500 a 600 metros de altura. Aunque la expedición se cumplió con éxito, para ese momento, con solo 19 años de edad, recuerda que hubo muchos errores producto de la falta de experiencia. 

«Uno de los mayores errores fue que, como en la sabana hacía tanto calor, un amigo y yo decidimos dejar los sacos de dormir en el campamento base. En la noche descubrimos que la temperatura bajaba bastante y de hecho, en el sexto día cuando llegamos a la cumbre, la temperatura era de unos 5 grados centígrados. Tuvimos que meternos debajo de una piedra para no morirnos de frío y luego no sabíamos cómo bajar”, afirmó. 

Federico rememoró que él y su grupo de amigos estuvieron dos días deambulando sobre el tepuy para encontrar una ruta de descenso y que fue muy difícil de localizar. Luego, al conseguir la ruta de bajada, el grupo consiguió retornar al campamento base tras pasar dos días sin comer. 

“Yo perdí unos 6 o 7 kilos de peso durante esa excursión, pero desde ese momento quedé totalmente enamorado no solo de los tepuyes, sino también de las formas fascinantes de vida y de lo distintas que son las especies que te puedes conseguir allá arriba”, agregó.

Explorando al vecino del Roraima

Federico menciona con orgullo que ha podido visitar casi todos los continentes del mundo. Logró viajar al Himalaya en un proyecto que se llamó Niños de la Cumbre, un documental en el que niños venezolanos y de Groenlandia se unían para vivir esa experiencia. Estuvo en la cordillera de los Andes y también en Europa. Dice que le falta visitar la Antártida, pero es una meta a largo plazo, así como lo fue su sueño de participar en un documental de National Geographic.

Foto: @renan_ozturk

El venezolano, de 47 años de edad, afirma que la producción estaba interesada en grabar un documental en Venezuela para explorar los tepuyes que se encuentran en la cadena oriental con la finalidad de buscar las especies que estaba tratando de localizar el biólogo estadounidense Bruce Means. A pesar de la intención de los productores, el proyecto original tuvo que ser modificado de localización por temas de responsabilidad legal. 

Foto: @snackfarmer

En el documental, Federico Pisani junto al escalador experto Alex Honnold y un equipo de montañistas guiados por el explorador Mark Synnot se plantearon escalar el Tepuy Wei-Assipu, también conocido como Roraimita (Guayana), para obtener la mayor cantidad de muestras posibles de especies para el estudio del Means. 

La expedición para filmar The Last Tepui duró todo un mes, dividida en cuatro días de reconocimiento de la ruta y 10 días de escalada.

Se encontraron unas 20 especies de ranas, tres de ellas desconocidas. Aún se espera la confirmación oficial de las pruebas de ADN, pero se estima que se hallaron otras especies nunca antes descritas.

Foto: @renan_ozturk

Actualmente, de acuerdo con cifras del audiovisual, se estima que el hombre no ha pisado aún el 90 % de estas formaciones. Pisani comenta que en estos lugares se conservan una gran cantidad de especies de plantas y animales únicas y jamás descritas.

Por esa razón, como sucedió The Last Tepui, muchas especies hacen vida en las pendientes y grietas de roca, por lo que solo es posible acceder a ellas a través de rutas con escalada.

Foto: @snackfarmer

Y es que la llegada a la base de estas estructuras constituyó un reto muy interesante para el equipo de National Geographic.

Sobre este punto, Pisani comenta que uno de los mayores retos a la hora de filmar en este territorio fue el acondicionamiento de los equipos y de las cámaras. Debido a la gran cantidad de humedad de la selva, los lentes normalmente se empañaban, por lo que fue una logística complicada para todo el equipo. 

Foto: @renan_ozturk

“Los camarógrafos comentaron que han recorrido varias partes del mundo, pero consideraron que uno de los lugares más difíciles para filmar es la selva amazónica. En particular esa región, esa frontera de Guayana con Brasil, es uno de los sitios más húmedos del mundo y durante la grabación nos llovió todos los días”, señaló Pisani. 

Foto:  @renan_ozturk

Federico Pisani admite que, tras terminar de rodar el documental, se sintió realizado como nunca antes. Para él, la escalada es un asunto en el que el reto absoluto es llevar hasta lo desconocido los límites de la dificultad que el ser humano puede asumir. También considera que este deporte brinda las mayores satisfacciones por practicar la verdadera lucha interna, la que nadie ve. Para ello, solo basta ver el documental para entender lo que se experimenta a cientos de metros de altura.

eldiario.com

Populares

Rafael “Pollo” Brito y Astolfo Daniel Romero se unen en “La Parranda del Parroquiano” un homenaje a Astolfo Romero “El Parroquiano”

El popurrí está disponible en plataformas digitales tanto de música como en YouTube, donde todos podrán disfrutar de este importante y sentido homenaje a...

Teke Factory lanza su modelo de franquicia con el apoyo de Tormo Franquicias Consulting

La consolidada empresa de fabricación y distribución internacional de tequeños impulsa su modelo de franquicia con diferentes formatos La gastronomía nacional está en incesante movimiento,...

El ‘Gran Amanecer Gaitero’ vuelve a la capital española este sábado 3 años después

El festival venezolano, que recuerda las simbólicas noches de los “gaitazos” hasta el amanecer, en ciudades como Maracaibo o Caracas, celebra su segunda edición,...

El George Harris estará en Madrid

El humorista sudamericano con más ventas en taquilla en el planeta, el venezolano George Harris, retorna a España para presentar “Hijo Único”, su nuevo show que equipara la crianza y la educación...
- PUBLICIDAD -

Federico Pisani: el venezolano que escaló el Wei-Assipu Tepuy con el equipo de National Geographic

Por Jackelin D

El escalador y biólogo venezolano formó parte del equipo que llevó al biólogo Bruce Means, de National Geographic, a la cima del tepuy Roraimita (parte del macizo guayanés) en la búsqueda de especies desconocidas en el mundo 

Federico Pisani imaginó desde su niñez que sería escalador. Esa actividad lo inspiró desde muy pequeño. Empezó a leer libros de aventuras y sobre montañas. Él recuerda que todas las tardes, en su casa, esperaba la programación de documentales de la naturaleza del canal 5 de la televisión venezolana. Se imaginaba detrás de esa pantalla y participando en una producción de National Geographic. Ese sueño se materializó en 2021 cuando viajó al Macizo Guayanés para una expedición científica de la que fue parte para el documental The Last Tepui. Un viaje que el venezolano asegura que recordará por siempre. 

Pisani empezó su carrera deportiva como escalador a los 18 años de edad, al mismo tiempo que decidió estudiar Biología en la Universidad Simón Bolívar (USB). Sin embargo, su primer acercamiento con la naturaleza, comenta, fue a los 15 años de edad, cuando ya se adentraba en las selvas y las montañas junto con Marcus Tobias, fundador del Proyecto Cumbre y uno de los primeros venezolanos que subió hasta la cima del Everest. 

Considera que las expediciones siempre le tendieron un puente hacia lo que quería hacer, pero también le llamaba la atención la rama científica. Fue así como, inevitablemente, empezó a estudiar Biología. Luego de unos años, pensó en abandonar alguna de las dos carreras debido a que estaba decidido en buscar la excelencia de una profesión. Aunque no estaba seguro de hacerlo, Federico o Fuco, como lo conocen sus colegas, descubrió, gracias a unos amigos, la fisiología del ejercicio o la ciencia que estudia el movimiento. 

Pisani empezó su carrera deportiva como escalador a los 18 años de edad, al mismo tiempo que decidió estudiar Biología en la Universidad Simón Bolívar (USB). Sin embargo, su primer acercamiento con la naturaleza, comenta, fue a los 15 años de edad, cuando ya se adentraba en las selvas y las montañas junto con Marcus Tobias, fundador del Proyecto Cumbre y uno de los primeros venezolanos que subió hasta la cima del Everest. 

Considera que las expediciones siempre le tendieron un puente hacia lo que quería hacer, pero también le llamaba la atención la rama científica. Fue así como, inevitablemente, empezó a estudiar Biología. Luego de unos años, pensó en abandonar alguna de las dos carreras debido a que estaba decidido en buscar la excelencia de una profesión. Aunque no estaba seguro de hacerlo, Federico o Fuco, como lo conocen sus colegas, descubrió, gracias a unos amigos, la fisiología del ejercicio o la ciencia que estudia el movimiento. 

Pisani detalla que uno de los objetivos de los escaladores siempre es clasificar a los Juegos Olímpicos o lograr marcas internacionales. En su caso, al dedicarse a la modalidad de escalada de grandes paredes, su meta siempre ha sido subir el mayor número posible de montañas en el mundo, pero con un enfoque especial: explorar los tepuyes.

Su primera expedición

Federico Pisani logró mantener su vocación desde la niñez y durante muchos años se interesó en los espacios poco explorados de la Tierra. Uno de ellos eran los tepuyes. Los descubrió a través de un libro de fotografías y una revista de National Geographic del año 1989. En esa edición se publicó un reportaje sobre los investigadores venezolanos y extranjeros que trabajaban en el estudio científico de los tepuyes y su relación con el equilibrio de los ecosistemas. 

Igualmente, en la universidad, indicó que encontró material fotográfico sobre una excursión que realizaron dos españoles para escalar el tepuy Kukenán. Consideró que era una experiencia que él también quería vivir, por lo que conversó con su grupo de excursionismo para realizar la misma ruta en 1994. 

El viaje estaba organizado para que durara seis días, en los que iban a escalar una pared de entre 500 a 600 metros de altura. Aunque la expedición se cumplió con éxito, para ese momento, con solo 19 años de edad, recuerda que hubo muchos errores producto de la falta de experiencia. 

«Uno de los mayores errores fue que, como en la sabana hacía tanto calor, un amigo y yo decidimos dejar los sacos de dormir en el campamento base. En la noche descubrimos que la temperatura bajaba bastante y de hecho, en el sexto día cuando llegamos a la cumbre, la temperatura era de unos 5 grados centígrados. Tuvimos que meternos debajo de una piedra para no morirnos de frío y luego no sabíamos cómo bajar”, afirmó. 

Federico rememoró que él y su grupo de amigos estuvieron dos días deambulando sobre el tepuy para encontrar una ruta de descenso y que fue muy difícil de localizar. Luego, al conseguir la ruta de bajada, el grupo consiguió retornar al campamento base tras pasar dos días sin comer. 

“Yo perdí unos 6 o 7 kilos de peso durante esa excursión, pero desde ese momento quedé totalmente enamorado no solo de los tepuyes, sino también de las formas fascinantes de vida y de lo distintas que son las especies que te puedes conseguir allá arriba”, agregó.

Explorando al vecino del Roraima

Federico menciona con orgullo que ha podido visitar casi todos los continentes del mundo. Logró viajar al Himalaya en un proyecto que se llamó Niños de la Cumbre, un documental en el que niños venezolanos y de Groenlandia se unían para vivir esa experiencia. Estuvo en la cordillera de los Andes y también en Europa. Dice que le falta visitar la Antártida, pero es una meta a largo plazo, así como lo fue su sueño de participar en un documental de National Geographic.

Foto: @renan_ozturk

El venezolano, de 47 años de edad, afirma que la producción estaba interesada en grabar un documental en Venezuela para explorar los tepuyes que se encuentran en la cadena oriental con la finalidad de buscar las especies que estaba tratando de localizar el biólogo estadounidense Bruce Means. A pesar de la intención de los productores, el proyecto original tuvo que ser modificado de localización por temas de responsabilidad legal. 

Foto: @snackfarmer

En el documental, Federico Pisani junto al escalador experto Alex Honnold y un equipo de montañistas guiados por el explorador Mark Synnot se plantearon escalar el Tepuy Wei-Assipu, también conocido como Roraimita (Guayana), para obtener la mayor cantidad de muestras posibles de especies para el estudio del Means. 

La expedición para filmar The Last Tepui duró todo un mes, dividida en cuatro días de reconocimiento de la ruta y 10 días de escalada.

Se encontraron unas 20 especies de ranas, tres de ellas desconocidas. Aún se espera la confirmación oficial de las pruebas de ADN, pero se estima que se hallaron otras especies nunca antes descritas.

Foto: @renan_ozturk

Actualmente, de acuerdo con cifras del audiovisual, se estima que el hombre no ha pisado aún el 90 % de estas formaciones. Pisani comenta que en estos lugares se conservan una gran cantidad de especies de plantas y animales únicas y jamás descritas.

Por esa razón, como sucedió The Last Tepui, muchas especies hacen vida en las pendientes y grietas de roca, por lo que solo es posible acceder a ellas a través de rutas con escalada.

Foto: @snackfarmer

Y es que la llegada a la base de estas estructuras constituyó un reto muy interesante para el equipo de National Geographic.

Sobre este punto, Pisani comenta que uno de los mayores retos a la hora de filmar en este territorio fue el acondicionamiento de los equipos y de las cámaras. Debido a la gran cantidad de humedad de la selva, los lentes normalmente se empañaban, por lo que fue una logística complicada para todo el equipo. 

Foto: @renan_ozturk

“Los camarógrafos comentaron que han recorrido varias partes del mundo, pero consideraron que uno de los lugares más difíciles para filmar es la selva amazónica. En particular esa región, esa frontera de Guayana con Brasil, es uno de los sitios más húmedos del mundo y durante la grabación nos llovió todos los días”, señaló Pisani. 

Foto:  @renan_ozturk

Federico Pisani admite que, tras terminar de rodar el documental, se sintió realizado como nunca antes. Para él, la escalada es un asunto en el que el reto absoluto es llevar hasta lo desconocido los límites de la dificultad que el ser humano puede asumir. También considera que este deporte brinda las mayores satisfacciones por practicar la verdadera lucha interna, la que nadie ve. Para ello, solo basta ver el documental para entender lo que se experimenta a cientos de metros de altura.

eldiario.com

Populares

Rafael “Pollo” Brito y Astolfo Daniel Romero se unen en “La Parranda del Parroquiano” un homenaje a Astolfo Romero “El Parroquiano”

El popurrí está disponible en plataformas digitales tanto de música como en YouTube, donde todos podrán disfrutar de este importante y sentido homenaje a...

Teke Factory lanza su modelo de franquicia con el apoyo de Tormo Franquicias Consulting

La consolidada empresa de fabricación y distribución internacional de tequeños impulsa su modelo de franquicia con diferentes formatos La gastronomía nacional está en incesante movimiento,...

El ‘Gran Amanecer Gaitero’ vuelve a la capital española este sábado 3 años después

El festival venezolano, que recuerda las simbólicas noches de los “gaitazos” hasta el amanecer, en ciudades como Maracaibo o Caracas, celebra su segunda edición,...

El George Harris estará en Madrid

El humorista sudamericano con más ventas en taquilla en el planeta, el venezolano George Harris, retorna a España para presentar “Hijo Único”, su nuevo show que equipara la crianza y la educación...