South-Cargo-Enero-2022
Inicio Ciencia Los corales y por qué la diversidad submarina de Venezuela está en...

Los corales y por qué la diversidad submarina de Venezuela está en peligro

Una muestra de corales y las especies que habitan en él | Foto: National

Por Rosmina Suárez Piña

Es bien conocido que nuestro país alberga una rica biodiversidad; más bien, una de las más ricas del mundo. 

Pero en la actualidad no está libre de amenazas y los mares venezolanos no son la excepción.

Recientemente, se conoció la presencia de una nueva especie invasora: Unomia stolonifera, un coral que amenaza a las demás especies de corales y animales marinos. 

Tanto que, a la fecha de hoy, de acuerdo con científicos venezolanos, más del 50 % del Parque Nacional Mochima ha sido colonizado por este invasor. Y va en camino a más arrecifes coralinos.

Sin embargo, para entender esta emergencia ambiental, es necesario irse a la raíz del tema: ¿qué es un coral y por qué son importantes para la vida marina?

“No es una roca ni una planta”

Así lo define a Efecto Cocuyo la Dra. Estrella Villamizar, coordinadora de la línea de investigación de ecosistemas marino-costeros en el Instituto de Zoología y Ecología Tropical (IZET-UCV) en Venezuela.

“Es un animal, pero un animal invertebrado y es un animal marino. No hay corales en agua dulce a diferencia, por ejemplo, de las esponjas, que las hay marinas y de agua dulce. Los corales son netamente marinos”, aclara Villamizar.

Que parezcan rocas por fuera se debe a que tienen un exoesqueleto, es decir, un esqueleto por fuera, muy duro.

“Cuando la gente se sienta sobre los corales, los animalitos que la conforman (pólipos) se retraen, por decirlo de alguna manera, en su exoesqueleto, que es como un cascarón externo de carbonato de calcio”, explica la científica venezolana.

El hogar de los corales en Venezuela

Para que se forme un coral, se necesita una superficie dura, donde las larvas de coral se adhieren, se transforman en pólipo y construyen su propia casa o microhábitat (esqueleto de carbonato). 

Los corales duros (relacionados  con las medusas, y más cercanos a las anémonas, corales blandos o Alcyonacea, octocorales y gorgonios), pueden vivir de forma individual o en colonias que conforman arrecifes, estos son, estructuras sólidas carbonatadas constituidas por cientos o miles de corales muy cercanos espacialmente. 

Miles de especies animales (corales, esponjas, anémonas, moluscos, crustáceos, gusanos, peces) y algas conforman los arrecifes, todos desempeñan un rol clave en el mantenimiento de un arrecife saludable, funcional y equilibrado.

Los corales se encuentran en lugares tropicales de todo el mundo, principalmente en áreas del ecuador donde el agua es más cálida.

Según Coral Reef Alliance, más de 100 países tienen un arrecife de coral dentro de sus fronteras, y más de la mitad de los arrecifes de coral del mundo se encuentran dentro de seis países: AustraliaIndonesiaFilipinasPapua Nueva GuineaFiji y las Maldivas.

En Venezuela, podemos encontrar corales en diversas zonas, “desde La Guajira hasta la costa norte de Sucre, por ejemplo, y arrecifes bien desarrollados en una extensa trama física [podemos encontrarlos] en islas de la costa central, como en los archipiélagos de Los Roques, de Las Aves, o La Tortuga, y en los fondos de Morrocoy y Mochima”, enumera Villamizar.

Otras zonas, como Cubagua, albergan comunidades de corales más espaciadas (distantes), en “parches”.

Mapa de corales en el mundo | Fuente: Coral Reef Alliance

¿Por qué los corales son importantes para la vida marina?

Cuando en los vídeos de submarinismo, el buzo se sumerge más y más en el agua, los corales parecen estáticos. Pero esto no es así, los corales cumplen múltiples funciones clave en la vida marina, como albergue de otras especies, una barrera para la costa y hasta una fuente de recursos pesqueros y económicos.

Si viajamos en el tiempo, al año 2003, recordaremos que Nemo, un pez payaso con un problema congénito en su aleta, vivía junto con su familia en un arrecife de coral. En la vida real, ese detalle de la cinta de Disney es correcto.

“Son el hábitat de numerosas especies. Al destruir un coral o destruir un arrecife, no solamente muere ese coral o se destruye esa formación grande del arrecife, sino que mueren todos los que están con ellos”, expone Villamizar.

Asimismo, constituyen “una barrera para la costa. Cuando hace una fuerte corriente huracanada, los arrecifes actúan como una especie de rompiente disminuyendo ese impacto que las condiciones meteorológicas podrían causar en la costa”.

Muchos peces pequeños y otras especies hacen vida en los corales | Foto: National Geographic

Los corales también son “moderadores” de la actividad de otros organismos. Igualmente, entre ellos existe una relación de ayuda o mutualismo, que la Dra. Villamizar ejemplifica con un escenario: 

“Hay unos organismos llamados bioerosionadores. Cuando hay muchos de ellos, el arrecife empieza a perder su carbonato de calcio, porque lo destruyen. Pero hay especies, que viven en el arrecife, que evitan eso. Es una relación de ayuda de un organismo con otro que llamamos ‘mutualismo’. El caso más conocido, común e intenso en los arrecifes es el mutualismo-simbiótico entre los corales y unas microalgas que viven en sus tejidos, las zooxantelas. El coral obtiene alimento de ellas y las microalgas obtienen protección y usan algunos productos químicos del metabolismo de los corales”.

Otra de las funciones clave de los corales va hacia los beneficios que obtienen las personas, sobre todo las comunidades pesqueras, gracias a las especies que hacen vida en los arrecifes y que constituyen el alimento de subsistencia en dichas zonas costeras.

Se convierten en una fuente de recursos económicos, porque ahí está el recurso marino comercial, incluido el turismo.

Por todo esto, la pérdida de corales representa una pérdida incalculable de especies.

Unomia stolonifera, el “asfixiador” de corales

Este 2022, la noticia sobre la invasión de un coral invasor en las costas venezolanas se adueñó de muchos titulares. 

Se trata de Unomia stolonifera, detectado por primera vez en el Parque Nacional Mochima, al oriente de Venezuela, de donde ya está invadido más del 50 % de sus arrecifes.

El primer registro de este coral invasor data de 2005, aunque su “invasión” se ha dado de una forma rápida pero silenciosa.

Gustavo Carrasquel Parra, presidente de la Fundación Azul Ambientalistas y coordinador de Proyecto Unomia en el Estado Aragua, señala a Efecto Cocuyo que hay tres puntos del país donde está identificado el coral invasor: Mochima, Parque Nacional Henri Pittier y el Parque Nacional Morrocoy.

Además, las investigaciones se dirigen a que fue introducida al mar.

“La información que tenemos a través de Proyecto Unomia, tras investigaciones, es que se originó en un pueblo llamado Valle Seco (Choroní). Algunos pescadores de la zona han argumentado y denunciado que hace diez años, en 2011, es un poco imprecisa la fecha, vieron a un señor llegar al muelle con unas especies de algas en unas cajas, este alquiló una lancha y los pescadores jamás imaginaron que era un coral invasor”, expone Carrasquel. 

Eso es lo que se presume, por antecedentes con otras especies, que pudieron llegar por personas que comercializan con ejemplares para peceras o acuarios.

Unomia stolonifera es un coral muy blando, proveniente de Indonesia; es una especie muy vistosa cuya peligrosidad radica en que se adapta a cualquier superficie y asfixia a los corales que encuentre.

Se propaga tan rápido, que dificulta las labores de pesca, pegándose a las redes o a las mismas lanchas.

“Se calcula que crece un metro cuadrado cada tres meses. Esto puede dar una idea de proyección”, detalla Carrasquel.

El crecimiento y colonización de Unomia stolonifera, en comparación con los corales duros que tardan años en crecer y constituirse (algunos milímetros por año), es grave para el futuro de los arrecifes.

Por ello, nació el Proyecto Unomia, conformado por biólogos, buzos, ambientalistas e investigadores venezolanos, entre ellos, organizaciones como Fundación La Tortuga y la Fundación Azul Ambientalistas.

Sin embargo, su labor ha estado limitada en ocasiones por la falta de financiamiento y los costos que implican las operaciones de buceo, más otros recursos y herramientas necesarias para la extracción y estudio del coral invasor. 

En cuanto a la extracción de Unomia stolonifera, también hay un vacío legal que se debe trabajar. Carrasquel explica que, según la legislación venezolana, está prohibida la extracción de especies exóticas marinas, pero no especifica qué hacer ante especies invasoras como Unomia stolonifera.

Algo que les impide poner manos a la obra en el buceo para extraer el coral invasor.

Por otra parte, hasta la fecha, se dificulta conocer si Unomia stolonifera podría afectar la calidad del agua, pues es una especie nueva de la que, incluso los expertos, están aprendiendo.

“Como Unomia es una especie nueva, saber si afectará la calidad del agua es algo que debe ser sometido a muchos estudios rigurosos e investigaciones. Lo que sabemos es que este coral es portador de una toxina, muy venenosa, pero no hay evidencia (todavía) de que envenena el agua”, aclara el también ambientalista zuliano.

Más de diez especies marinas invasoras en Venezuela

Una especie invasora “tiene características que le dan muchas más ventajas en comparación con las especies nativas (…) Por ejemplo, no tiene depredadores”, explica la Dra. Villamizar.

Unomia stolonifera no ha sido la única especie marina invasora en los mares venezolanos. 

“Hay cerca de 100 especies exóticas. Marinas. De estas, según los investigadores Figueroa y Brante, bajo el enfoque de invasiones, se conocen once. Ponle doce con Unomia”, detalla la experta.

En los últimos dos años, han resonado las invasiones de especies marinas como el Pez León (Pterois volitans) cuyo origen se remonta a los 2000 luego de que el huracán Andrew arrasó con un acuario en Estados Unidos y algunos ejemplares llegaron hasta aquí.

También, el camarón tigre, expandido en aguas del Lago de Maracaibo, que probablemente llegó (por accidente) desde Brasil o Estados Unidos y es una amenaza para la pesquería artesanal de cangrejo azul.

Con los días pasando y la presencia de todas estas especies invasoras, el patrimonio marino de Venezuela está en peligro.

“Lo que estamos perdiendo, por no actuar a tiempo y por no tener el apoyo requerido para la investigación, es el patrimonio de la diversidad submarina del país. No solamente estamos perdiendo los corales que están siendo asfixiados por este animal (Unomia), sino también todas las especies que enumeramos antes”, puntualiza Villamizar.

efectococuyo.com

Populares

Wilfrido Vargas: Venezuela se había convertido en una necesidad para mi

Wilfrido Vargas, cantautor y músico dominicano regresó a Venezuela luego de una década para presentar su show «In Concert 80» junto a la venezolana...

Los venezolanos en España se organizan para pedir que se abra el registro electoral

Los venezolanos en el exilio no renuncian a sus derechos políticos y en vista de que la dictadura de Nicolás Maduro enfila sus esfuerzos...

Así se preparan las arepas venezolanas de reina pepiada

Se te hará la boca agua con estas arepas de relleno cremoso a base de pollo desmechado y aguacate, perfectas para el verano. La reina...

Convocatoria para video artistas: Miami New Media Festival 2022

Ya está abierta la nueva convocatoria del Miami New Media festival (MNMF), este 2022 dedicada a la reflexión: “Civility vs Violence: Education, Art and...
- PUBLICIDAD -

Los corales y por qué la diversidad submarina de Venezuela está en peligro

Una muestra de corales y las especies que habitan en él | Foto: National

Por Rosmina Suárez Piña

Es bien conocido que nuestro país alberga una rica biodiversidad; más bien, una de las más ricas del mundo. 

Pero en la actualidad no está libre de amenazas y los mares venezolanos no son la excepción.

Recientemente, se conoció la presencia de una nueva especie invasora: Unomia stolonifera, un coral que amenaza a las demás especies de corales y animales marinos. 

Tanto que, a la fecha de hoy, de acuerdo con científicos venezolanos, más del 50 % del Parque Nacional Mochima ha sido colonizado por este invasor. Y va en camino a más arrecifes coralinos.

Sin embargo, para entender esta emergencia ambiental, es necesario irse a la raíz del tema: ¿qué es un coral y por qué son importantes para la vida marina?

“No es una roca ni una planta”

Así lo define a Efecto Cocuyo la Dra. Estrella Villamizar, coordinadora de la línea de investigación de ecosistemas marino-costeros en el Instituto de Zoología y Ecología Tropical (IZET-UCV) en Venezuela.

“Es un animal, pero un animal invertebrado y es un animal marino. No hay corales en agua dulce a diferencia, por ejemplo, de las esponjas, que las hay marinas y de agua dulce. Los corales son netamente marinos”, aclara Villamizar.

Que parezcan rocas por fuera se debe a que tienen un exoesqueleto, es decir, un esqueleto por fuera, muy duro.

“Cuando la gente se sienta sobre los corales, los animalitos que la conforman (pólipos) se retraen, por decirlo de alguna manera, en su exoesqueleto, que es como un cascarón externo de carbonato de calcio”, explica la científica venezolana.

El hogar de los corales en Venezuela

Para que se forme un coral, se necesita una superficie dura, donde las larvas de coral se adhieren, se transforman en pólipo y construyen su propia casa o microhábitat (esqueleto de carbonato). 

Los corales duros (relacionados  con las medusas, y más cercanos a las anémonas, corales blandos o Alcyonacea, octocorales y gorgonios), pueden vivir de forma individual o en colonias que conforman arrecifes, estos son, estructuras sólidas carbonatadas constituidas por cientos o miles de corales muy cercanos espacialmente. 

Miles de especies animales (corales, esponjas, anémonas, moluscos, crustáceos, gusanos, peces) y algas conforman los arrecifes, todos desempeñan un rol clave en el mantenimiento de un arrecife saludable, funcional y equilibrado.

Los corales se encuentran en lugares tropicales de todo el mundo, principalmente en áreas del ecuador donde el agua es más cálida.

Según Coral Reef Alliance, más de 100 países tienen un arrecife de coral dentro de sus fronteras, y más de la mitad de los arrecifes de coral del mundo se encuentran dentro de seis países: AustraliaIndonesiaFilipinasPapua Nueva GuineaFiji y las Maldivas.

En Venezuela, podemos encontrar corales en diversas zonas, “desde La Guajira hasta la costa norte de Sucre, por ejemplo, y arrecifes bien desarrollados en una extensa trama física [podemos encontrarlos] en islas de la costa central, como en los archipiélagos de Los Roques, de Las Aves, o La Tortuga, y en los fondos de Morrocoy y Mochima”, enumera Villamizar.

Otras zonas, como Cubagua, albergan comunidades de corales más espaciadas (distantes), en “parches”.

Mapa de corales en el mundo | Fuente: Coral Reef Alliance

¿Por qué los corales son importantes para la vida marina?

Cuando en los vídeos de submarinismo, el buzo se sumerge más y más en el agua, los corales parecen estáticos. Pero esto no es así, los corales cumplen múltiples funciones clave en la vida marina, como albergue de otras especies, una barrera para la costa y hasta una fuente de recursos pesqueros y económicos.

Si viajamos en el tiempo, al año 2003, recordaremos que Nemo, un pez payaso con un problema congénito en su aleta, vivía junto con su familia en un arrecife de coral. En la vida real, ese detalle de la cinta de Disney es correcto.

“Son el hábitat de numerosas especies. Al destruir un coral o destruir un arrecife, no solamente muere ese coral o se destruye esa formación grande del arrecife, sino que mueren todos los que están con ellos”, expone Villamizar.

Asimismo, constituyen “una barrera para la costa. Cuando hace una fuerte corriente huracanada, los arrecifes actúan como una especie de rompiente disminuyendo ese impacto que las condiciones meteorológicas podrían causar en la costa”.

Muchos peces pequeños y otras especies hacen vida en los corales | Foto: National Geographic

Los corales también son “moderadores” de la actividad de otros organismos. Igualmente, entre ellos existe una relación de ayuda o mutualismo, que la Dra. Villamizar ejemplifica con un escenario: 

“Hay unos organismos llamados bioerosionadores. Cuando hay muchos de ellos, el arrecife empieza a perder su carbonato de calcio, porque lo destruyen. Pero hay especies, que viven en el arrecife, que evitan eso. Es una relación de ayuda de un organismo con otro que llamamos ‘mutualismo’. El caso más conocido, común e intenso en los arrecifes es el mutualismo-simbiótico entre los corales y unas microalgas que viven en sus tejidos, las zooxantelas. El coral obtiene alimento de ellas y las microalgas obtienen protección y usan algunos productos químicos del metabolismo de los corales”.

Otra de las funciones clave de los corales va hacia los beneficios que obtienen las personas, sobre todo las comunidades pesqueras, gracias a las especies que hacen vida en los arrecifes y que constituyen el alimento de subsistencia en dichas zonas costeras.

Se convierten en una fuente de recursos económicos, porque ahí está el recurso marino comercial, incluido el turismo.

Por todo esto, la pérdida de corales representa una pérdida incalculable de especies.

Unomia stolonifera, el “asfixiador” de corales

Este 2022, la noticia sobre la invasión de un coral invasor en las costas venezolanas se adueñó de muchos titulares. 

Se trata de Unomia stolonifera, detectado por primera vez en el Parque Nacional Mochima, al oriente de Venezuela, de donde ya está invadido más del 50 % de sus arrecifes.

El primer registro de este coral invasor data de 2005, aunque su “invasión” se ha dado de una forma rápida pero silenciosa.

Gustavo Carrasquel Parra, presidente de la Fundación Azul Ambientalistas y coordinador de Proyecto Unomia en el Estado Aragua, señala a Efecto Cocuyo que hay tres puntos del país donde está identificado el coral invasor: Mochima, Parque Nacional Henri Pittier y el Parque Nacional Morrocoy.

Además, las investigaciones se dirigen a que fue introducida al mar.

“La información que tenemos a través de Proyecto Unomia, tras investigaciones, es que se originó en un pueblo llamado Valle Seco (Choroní). Algunos pescadores de la zona han argumentado y denunciado que hace diez años, en 2011, es un poco imprecisa la fecha, vieron a un señor llegar al muelle con unas especies de algas en unas cajas, este alquiló una lancha y los pescadores jamás imaginaron que era un coral invasor”, expone Carrasquel. 

Eso es lo que se presume, por antecedentes con otras especies, que pudieron llegar por personas que comercializan con ejemplares para peceras o acuarios.

Unomia stolonifera es un coral muy blando, proveniente de Indonesia; es una especie muy vistosa cuya peligrosidad radica en que se adapta a cualquier superficie y asfixia a los corales que encuentre.

Se propaga tan rápido, que dificulta las labores de pesca, pegándose a las redes o a las mismas lanchas.

“Se calcula que crece un metro cuadrado cada tres meses. Esto puede dar una idea de proyección”, detalla Carrasquel.

El crecimiento y colonización de Unomia stolonifera, en comparación con los corales duros que tardan años en crecer y constituirse (algunos milímetros por año), es grave para el futuro de los arrecifes.

Por ello, nació el Proyecto Unomia, conformado por biólogos, buzos, ambientalistas e investigadores venezolanos, entre ellos, organizaciones como Fundación La Tortuga y la Fundación Azul Ambientalistas.

Sin embargo, su labor ha estado limitada en ocasiones por la falta de financiamiento y los costos que implican las operaciones de buceo, más otros recursos y herramientas necesarias para la extracción y estudio del coral invasor. 

En cuanto a la extracción de Unomia stolonifera, también hay un vacío legal que se debe trabajar. Carrasquel explica que, según la legislación venezolana, está prohibida la extracción de especies exóticas marinas, pero no especifica qué hacer ante especies invasoras como Unomia stolonifera.

Algo que les impide poner manos a la obra en el buceo para extraer el coral invasor.

Por otra parte, hasta la fecha, se dificulta conocer si Unomia stolonifera podría afectar la calidad del agua, pues es una especie nueva de la que, incluso los expertos, están aprendiendo.

“Como Unomia es una especie nueva, saber si afectará la calidad del agua es algo que debe ser sometido a muchos estudios rigurosos e investigaciones. Lo que sabemos es que este coral es portador de una toxina, muy venenosa, pero no hay evidencia (todavía) de que envenena el agua”, aclara el también ambientalista zuliano.

Más de diez especies marinas invasoras en Venezuela

Una especie invasora “tiene características que le dan muchas más ventajas en comparación con las especies nativas (…) Por ejemplo, no tiene depredadores”, explica la Dra. Villamizar.

Unomia stolonifera no ha sido la única especie marina invasora en los mares venezolanos. 

“Hay cerca de 100 especies exóticas. Marinas. De estas, según los investigadores Figueroa y Brante, bajo el enfoque de invasiones, se conocen once. Ponle doce con Unomia”, detalla la experta.

En los últimos dos años, han resonado las invasiones de especies marinas como el Pez León (Pterois volitans) cuyo origen se remonta a los 2000 luego de que el huracán Andrew arrasó con un acuario en Estados Unidos y algunos ejemplares llegaron hasta aquí.

También, el camarón tigre, expandido en aguas del Lago de Maracaibo, que probablemente llegó (por accidente) desde Brasil o Estados Unidos y es una amenaza para la pesquería artesanal de cangrejo azul.

Con los días pasando y la presencia de todas estas especies invasoras, el patrimonio marino de Venezuela está en peligro.

“Lo que estamos perdiendo, por no actuar a tiempo y por no tener el apoyo requerido para la investigación, es el patrimonio de la diversidad submarina del país. No solamente estamos perdiendo los corales que están siendo asfixiados por este animal (Unomia), sino también todas las especies que enumeramos antes”, puntualiza Villamizar.

efectococuyo.com

Populares

Wilfrido Vargas: Venezuela se había convertido en una necesidad para mi

Wilfrido Vargas, cantautor y músico dominicano regresó a Venezuela luego de una década para presentar su show «In Concert 80» junto a la venezolana...

Los venezolanos en España se organizan para pedir que se abra el registro electoral

Los venezolanos en el exilio no renuncian a sus derechos políticos y en vista de que la dictadura de Nicolás Maduro enfila sus esfuerzos...

Así se preparan las arepas venezolanas de reina pepiada

Se te hará la boca agua con estas arepas de relleno cremoso a base de pollo desmechado y aguacate, perfectas para el verano. La reina...

Convocatoria para video artistas: Miami New Media Festival 2022

Ya está abierta la nueva convocatoria del Miami New Media festival (MNMF), este 2022 dedicada a la reflexión: “Civility vs Violence: Education, Art and...