South-Cargo-Enero-2022
Inicio Destacados Verona dos décadas de camino dentro del rock venezolano

Verona dos décadas de camino dentro del rock venezolano

Por Jordan F

El año 2021 marcó un resurgimiento para la banda de rock oriunda de Punto Fijo, tras ganar dos premios por su disco recopilatorio Acoustic Sessions. En entrevista para El Diario, su vocalista, Chevy Verona, cuenta que se preparan para mantener ese impulso en 2022 con un nuevo álbum, actualmente en preproducción

El camino de la música a veces se asemeja a una carretera remota. Una ruta larga que se pierde en el horizonte, algunas más largas que otras. En sus 23 años de trayectoria artística, a la banda de rock venezolana Verona le ha tocado un camino largo, pero también colmado de paisajes. Su vocalista y guitarrista, Chevy Verona, también ha sido un transitar lleno de altibajos.

En entrevista para El Diario, el músico cuenta cómo el grupo formado en el año 1999 en Punto Fijo, Falcón, ha hecho del rock su estilo de vida. Incluso en la actualidad, con la mayoría de sus miembros fuera del país, continúan trabajando. Durante el año 2021 publicaron el álbum Acoustic Sessions, una adaptación acústica de sus temas más destacados. Ganó los premios Mara de Oro a Compositor Venezolano de gran Proyección Internacional, y Yara the Best, como Compositor Impacto del Año.

Ahora, comenzando el año 2022, se encuentran en proceso de pre producción de un nuevo proyecto, el cuarto de su discografía, que además cuenta con dos EP. “El primer single debe salir en un par de meses si todo sale como lo tenemos planeado”, señala.

En la distancia

Después de participar en el reconocido festival South by Southwest (SXSW) de Austin, Texas en 2010, su guitarrista, Emiro “Atari” Aguilar, decidió quedarse viviendo en Estados Unidos. Desde hace cinco años, el baterista Eduardo Goitía y el bajista Ray Díaz residen en Argentina. El único miembro de la banda que todavía sigue en Venezuela es José Vicente Aguilar, es decir, Chevy Verona. No obstante, todos viajan con frecuencia a Miami, Florida, donde se reúnen para componer y grabar. Así surgió, por ejemplo, su EP Gravity, de 2019.

“Lo más importante de todo es que la química no se ha perdido y nunca hemos dejado de estar en contacto”, destaca Verona.

Para Acoustic Sessions, cada integrante armó su propio estudio en casa. “Yo les mandaba una idea de la adaptación de los temas a formato acústico, todos aportaban y cada quien empezó a grabar su parte. Aprendimos mucho de ese proceso. Llevó su tiempo, pero quedamos satisfechos con el trabajo logrado”, cuenta. Una vez listas las pistas caseras, el disco fue mezclado y masterizado en Estocolmo, Suecia, por el músico Hakan Lofdahl.

Con la pandemia de covid-19, Verona afirma que encontró mucho tiempo libre para pensar en nuevas ideas y adelantar su próximo proyecto musical. Aunque el grupo ya tenía experiencia trabajando a distancia, reconoce que hay mejor ritmo que el compasado en persona. Por eso, tras la vacunación contra el virus y la flexibilización de los vuelos internacionales, retomó los viajes a Miami para iniciar la preproducción. Resalta que los dos premios obtenidos por Acoustic Sessions los motivan a seguir adelante este año.

Rock fabricado en Falcón

De izquierda a derecha: Ray Díaz, Emiro «Atari» Aguilar, Eduardo Goitía y José «Chevy» Aguilar. Foto: Instragram @vrnmusic

“Verona es una banda de rock. De vez en cuando te darán ganas de romper algo contra la pared y ocasionalmente te darán ganas de llorar, pero es esencialmente rock”, declara el líder de la agrupación. En un país acostumbrado a la música tropical, o a géneros urbanos como el trap y el reguetón, seguir la senda de Nirvana y Radiohead pareciera algo exótico, casi anacrónico. 

Sin embargo, el rock forma parte de la madera de la que está hecho Chevy. Aunque nació en Caracas, creció en Judibana, ciudad cercana a Punto Fijo y la refinería Amuay. De acuerdo con su ficha biográfica, inspirado en el ambiente musical de su hogar, a los 10 años de edad formó el grupo Síntesis, el cual en su adolescencia se convirtió en Lamentos de Santos Desterrados (LSD Acme). En 1999, junto a su primo Atari, formó Verona, banda con la que ganó el premio Urbe en 2007 como Mejor Banda del Interior.

En ese momento, el músico recuerda que el rock vivía una buena época, con bandas talentosas emergiendo en todas las ciudades. Aunque aclara que siempre habrá un bar o teatro dónde tocar, reconoce que en la medida que se deterioró la situación económica y social del país, muchas bandas se vieron obligadas a emigrar.

“Hay pocos espacios, medios y productores que apoyen a las bandas de Rock. Esto ha sido así históricamente, somos un país caribeño y el género urbano y tropical ha sido el más comercializado en los últimos años. Por esto muchas bandas han tenido que hacer carrera en otras fronteras. También hay que decir que todavía hay un montón de gente echándole ganas a que el rock siga vivo en nuestro país”, declara.

Buscar espacios

Cuando se habla del rock venezolano, Caracas siempre tiene un papel protagónico en la conversión. Salvo casos como el de Tomates Fritos, de Puerto La Cruz (Anzoátegui), o Charliepapa (Mérida), históricamente la mayoría de las grandes bandas tuvieron su origen en los circuitos capitalinos. Incluso en algunos sectores se utiliza el término “sifrirock” de manera despectiva, aludiendo a una tendencia más pop y comercial entre las agrupaciones usualmente provenientes del este de la ciudad.

Verona reconoce que penetrar en el mercado caraqueño es una tarea complicada, a pesar de tener la movida más grande del país. En su caso, Chevy afirma haber tenido suerte de pasar sus años universitarios en Caracas, cuando la banda daba sus primeros pasos. Esto les permitió sortear la desventaja con la que parten quienes hacen música desde las regiones. Entre los años 2012 y 2012, Verona fue jurado y organizador del Festival de Nuevas Bandas en su circuito en la región occidental. Allí pudo ver de primera mano el nivel de los artistas de Coro y  Punto Fijo.

Por ese motivo, el músico no entra en polémicas sobre la preferencia de la industria por el rock caraqueño. Señala que en la actualidad un grupo puede viralizar su trabajo a través de las redes sociales con una buena campaña de marketing. También planificarse para sonar en las radios y espacios locales, y luego ir escalando en la medida que la propuesta musical gane adeptos. 

Lo más importante es enfocarse en lograr un producto de calidad, un buen performance en vivo y una identidad. Darte a conocer primero en tu localidad, crear una base sólida de fans y lo demás va llegando”, aconseja.   

Proyección internacional

Aunque asegura que aún quedan muchísimas bandas buenas apostando por el país, Chevy Verona admite que actualmente la movida rockera en Falcón “no está en su mejor momento”. De todo ese movimiento cultural floreciente que existía 10 años atrás, gran parte de sus artistas tuvo que emigrar o dedicarse a versionar éxitos de bandas famosas para subsistir. 

También menciona la inestabilidad de las agrupaciones para prevalecer con un proyecto a largo plazo. De las que evaluó en su paso por el Nuevas Bandas, la mayoría se separó luego de participar en el festival. “Casi ninguna banda existe hoy día. Sigo en contacto con algunos y siguen haciendo música casi todos, quizás con otras bandas o como solistas”, agrega.

No obstante, asegura que la migración, lejos de ser un problema, ha sido una oportunidad. Con cada vez más músicos y artistas venezolanos en el extranjero, se han abierto más puertas para que su trabajo sea conocido y obtengan el apoyo que, por razones económicas o culturales, no lograron en Venezuela. 

“Muchas bandas han decidido emigrar para hacer carrera en industrias musicales más grandes.  Con un material de calidad bajo el brazo y perseverancia ven el camino más claro en otras latitudes. Ya vemos bandas venezolanas nominadas al Grammy más a menudo, y logrando cosas importantes. Esto no se veía antes en el rock venezolano”, comenta.

Éxito en el norte

Desde sus comienzos, las canciones de Verona estaban escritas en inglés, algo que se convirtió en su marca, al ser poco frecuente dentro de la movida nacional. De hecho, fue tan inusual en su tiempo que generó muchos choques con sectores más conservadores que defendían al rock en español. “Al principio nos costó mucho. En ese momento, en las radios teníamos que competir con las bandas anglosajonas para poder entrar en rotación, y en algunos festivales no nos dejaban participar por el idioma. Con el tiempo fuimos rompiendo toda esa barrera, pero sí lo vivimos”, cuenta.

Más que una estrategia comercial, simplemente eligieron el inglés como idioma por su fonética, y la fluidez que tenían las palabras ante el sonido de las guitarras estridentes. No obstante, actualmente resalta que cantar en la lengua de Mick Jagger permite ampliar el alcance de su público fuera del país. “El idioma inglés tiene más entrada a nivel internacional y puedes lograr llegar a más personas”, añade.

Su primer disco, Summer Consequence, logró entrar en la lista de los 50 mejores discos del año 2004 de la revista Rolling Stone. El vocalista relata que tras el lanzamiento de su segundo álbum, Anywhere (2008), una importante disquera estadounidense se interesó por su trabajo y les ofreció un contrato de grabación. Sin embargo, una serie de eventos les impidieron aprovechar la oportunidad. “Escucharon nuestro material, nos hicieron grabar temas nuevos y nos mandaron el contrato. Ya estábamos listos para irnos, pero lamentablemente al final, por motivos ajenos, no se pudo dar”, lamenta.

Aun así, la entrada al mercado norteamericano rindió sus frutos, y años después en SXSW Fest, compartieron tarima con bandas de la talla de Stone Temple Pilots y Hole. Antes de su distanciamiento, Verona se proyectaba como un gran futuro dentro de la escena venezolana, de acuerdo con su líder. Ahora, con dos décadas de carrera a cuestas, ve en sus viajes a Miami un segundo chance para triunfar, ahora con el público angloparlante.

El legado

Al mirar atrás, Chevy Verona se fija en el largo kilometraje acumulado por su banda. Aunque su camino ha estado lleno de baches, destaca que se han logrado mantener juntos a pesar de las distancias, como cualquier familia venezolana. También dejan una discografía con más reconocimiento fuera que en su tierra, pero que siempre puede ser valorada por cualquier melómano interesado, sin importar su nacionalidad. “Las canciones están ahí, inmortalizadas. Ese es nuestro legado y todo ha valido la pena”, apunta.

Desde los campos petroleros de Falcón, Verona intenta probar que sí existen oportunidades para las bandas de rock emergentes en el interior del país. “He visto muchos músicos talentosos, gente creativa, es cuestión de tiempo para que volvamos a ver una movida activa de nuevo. Ciudades como Barquisimeto, Mérida, Maracaibo, Punto Fijo han sido siempre cuna de grandes bandas”, opina. Va incluso más allá, e insta a las bandas jóvenes a ver más allá del mercado caraqueño. Los invita a pensar en grande.

Con los dos premios obtenidos en 2021, el músico dice que todos los miembros recibieron la motivación suficiente para continuar ese camino. De su futuro proyecto, adelanta que están en el proceso para grabar dos videos musicales, así como esperar realizar una gira, una vez el nuevo material esté listo. Actualmente para ellos el horizonte es el límite.

eldiario.com

Populares

Édgar Ramírez plasmó sus huellas en Cannes

¡Orgullo nacional! Édgar Ramírez, actor venezolano, dejó plasmada sus huellas en el Festival de Cannes y será parte del jurado de la sección Una cierta mirada, junto...

15 años del cierre de Rctv: el primer golpe del chavismo a la libertad de expresión

Este 27 de mayo se cumplen 15 años en el que el régimen chavista decidió sacar del aire la señal abierta del canal Rctv,...

BBVA permitirá a los venezolanos en Perú abrir cuentas bancarias

Por Daniela Carrasco El BBVA permitirá a los venezolanos en Perú abrir cuentas bancarias con las que podrán obtener tarjetas de débito y solicitar prestamos;...

Lena Yau: “Las cosas que quieres evadir siempre terminan buscándote”

Por Isaac González Mendoza El año pasado la editorial Baile del Sol publicó una reedición de Hormigas en la lengua, novela en la que la...
- PUBLICIDAD -

Verona dos décadas de camino dentro del rock venezolano

Por Jordan F

El año 2021 marcó un resurgimiento para la banda de rock oriunda de Punto Fijo, tras ganar dos premios por su disco recopilatorio Acoustic Sessions. En entrevista para El Diario, su vocalista, Chevy Verona, cuenta que se preparan para mantener ese impulso en 2022 con un nuevo álbum, actualmente en preproducción

El camino de la música a veces se asemeja a una carretera remota. Una ruta larga que se pierde en el horizonte, algunas más largas que otras. En sus 23 años de trayectoria artística, a la banda de rock venezolana Verona le ha tocado un camino largo, pero también colmado de paisajes. Su vocalista y guitarrista, Chevy Verona, también ha sido un transitar lleno de altibajos.

En entrevista para El Diario, el músico cuenta cómo el grupo formado en el año 1999 en Punto Fijo, Falcón, ha hecho del rock su estilo de vida. Incluso en la actualidad, con la mayoría de sus miembros fuera del país, continúan trabajando. Durante el año 2021 publicaron el álbum Acoustic Sessions, una adaptación acústica de sus temas más destacados. Ganó los premios Mara de Oro a Compositor Venezolano de gran Proyección Internacional, y Yara the Best, como Compositor Impacto del Año.

Ahora, comenzando el año 2022, se encuentran en proceso de pre producción de un nuevo proyecto, el cuarto de su discografía, que además cuenta con dos EP. “El primer single debe salir en un par de meses si todo sale como lo tenemos planeado”, señala.

En la distancia

Después de participar en el reconocido festival South by Southwest (SXSW) de Austin, Texas en 2010, su guitarrista, Emiro “Atari” Aguilar, decidió quedarse viviendo en Estados Unidos. Desde hace cinco años, el baterista Eduardo Goitía y el bajista Ray Díaz residen en Argentina. El único miembro de la banda que todavía sigue en Venezuela es José Vicente Aguilar, es decir, Chevy Verona. No obstante, todos viajan con frecuencia a Miami, Florida, donde se reúnen para componer y grabar. Así surgió, por ejemplo, su EP Gravity, de 2019.

“Lo más importante de todo es que la química no se ha perdido y nunca hemos dejado de estar en contacto”, destaca Verona.

Para Acoustic Sessions, cada integrante armó su propio estudio en casa. “Yo les mandaba una idea de la adaptación de los temas a formato acústico, todos aportaban y cada quien empezó a grabar su parte. Aprendimos mucho de ese proceso. Llevó su tiempo, pero quedamos satisfechos con el trabajo logrado”, cuenta. Una vez listas las pistas caseras, el disco fue mezclado y masterizado en Estocolmo, Suecia, por el músico Hakan Lofdahl.

Con la pandemia de covid-19, Verona afirma que encontró mucho tiempo libre para pensar en nuevas ideas y adelantar su próximo proyecto musical. Aunque el grupo ya tenía experiencia trabajando a distancia, reconoce que hay mejor ritmo que el compasado en persona. Por eso, tras la vacunación contra el virus y la flexibilización de los vuelos internacionales, retomó los viajes a Miami para iniciar la preproducción. Resalta que los dos premios obtenidos por Acoustic Sessions los motivan a seguir adelante este año.

Rock fabricado en Falcón

De izquierda a derecha: Ray Díaz, Emiro «Atari» Aguilar, Eduardo Goitía y José «Chevy» Aguilar. Foto: Instragram @vrnmusic

“Verona es una banda de rock. De vez en cuando te darán ganas de romper algo contra la pared y ocasionalmente te darán ganas de llorar, pero es esencialmente rock”, declara el líder de la agrupación. En un país acostumbrado a la música tropical, o a géneros urbanos como el trap y el reguetón, seguir la senda de Nirvana y Radiohead pareciera algo exótico, casi anacrónico. 

Sin embargo, el rock forma parte de la madera de la que está hecho Chevy. Aunque nació en Caracas, creció en Judibana, ciudad cercana a Punto Fijo y la refinería Amuay. De acuerdo con su ficha biográfica, inspirado en el ambiente musical de su hogar, a los 10 años de edad formó el grupo Síntesis, el cual en su adolescencia se convirtió en Lamentos de Santos Desterrados (LSD Acme). En 1999, junto a su primo Atari, formó Verona, banda con la que ganó el premio Urbe en 2007 como Mejor Banda del Interior.

En ese momento, el músico recuerda que el rock vivía una buena época, con bandas talentosas emergiendo en todas las ciudades. Aunque aclara que siempre habrá un bar o teatro dónde tocar, reconoce que en la medida que se deterioró la situación económica y social del país, muchas bandas se vieron obligadas a emigrar.

“Hay pocos espacios, medios y productores que apoyen a las bandas de Rock. Esto ha sido así históricamente, somos un país caribeño y el género urbano y tropical ha sido el más comercializado en los últimos años. Por esto muchas bandas han tenido que hacer carrera en otras fronteras. También hay que decir que todavía hay un montón de gente echándole ganas a que el rock siga vivo en nuestro país”, declara.

Buscar espacios

Cuando se habla del rock venezolano, Caracas siempre tiene un papel protagónico en la conversión. Salvo casos como el de Tomates Fritos, de Puerto La Cruz (Anzoátegui), o Charliepapa (Mérida), históricamente la mayoría de las grandes bandas tuvieron su origen en los circuitos capitalinos. Incluso en algunos sectores se utiliza el término “sifrirock” de manera despectiva, aludiendo a una tendencia más pop y comercial entre las agrupaciones usualmente provenientes del este de la ciudad.

Verona reconoce que penetrar en el mercado caraqueño es una tarea complicada, a pesar de tener la movida más grande del país. En su caso, Chevy afirma haber tenido suerte de pasar sus años universitarios en Caracas, cuando la banda daba sus primeros pasos. Esto les permitió sortear la desventaja con la que parten quienes hacen música desde las regiones. Entre los años 2012 y 2012, Verona fue jurado y organizador del Festival de Nuevas Bandas en su circuito en la región occidental. Allí pudo ver de primera mano el nivel de los artistas de Coro y  Punto Fijo.

Por ese motivo, el músico no entra en polémicas sobre la preferencia de la industria por el rock caraqueño. Señala que en la actualidad un grupo puede viralizar su trabajo a través de las redes sociales con una buena campaña de marketing. También planificarse para sonar en las radios y espacios locales, y luego ir escalando en la medida que la propuesta musical gane adeptos. 

Lo más importante es enfocarse en lograr un producto de calidad, un buen performance en vivo y una identidad. Darte a conocer primero en tu localidad, crear una base sólida de fans y lo demás va llegando”, aconseja.   

Proyección internacional

Aunque asegura que aún quedan muchísimas bandas buenas apostando por el país, Chevy Verona admite que actualmente la movida rockera en Falcón “no está en su mejor momento”. De todo ese movimiento cultural floreciente que existía 10 años atrás, gran parte de sus artistas tuvo que emigrar o dedicarse a versionar éxitos de bandas famosas para subsistir. 

También menciona la inestabilidad de las agrupaciones para prevalecer con un proyecto a largo plazo. De las que evaluó en su paso por el Nuevas Bandas, la mayoría se separó luego de participar en el festival. “Casi ninguna banda existe hoy día. Sigo en contacto con algunos y siguen haciendo música casi todos, quizás con otras bandas o como solistas”, agrega.

No obstante, asegura que la migración, lejos de ser un problema, ha sido una oportunidad. Con cada vez más músicos y artistas venezolanos en el extranjero, se han abierto más puertas para que su trabajo sea conocido y obtengan el apoyo que, por razones económicas o culturales, no lograron en Venezuela. 

“Muchas bandas han decidido emigrar para hacer carrera en industrias musicales más grandes.  Con un material de calidad bajo el brazo y perseverancia ven el camino más claro en otras latitudes. Ya vemos bandas venezolanas nominadas al Grammy más a menudo, y logrando cosas importantes. Esto no se veía antes en el rock venezolano”, comenta.

Éxito en el norte

Desde sus comienzos, las canciones de Verona estaban escritas en inglés, algo que se convirtió en su marca, al ser poco frecuente dentro de la movida nacional. De hecho, fue tan inusual en su tiempo que generó muchos choques con sectores más conservadores que defendían al rock en español. “Al principio nos costó mucho. En ese momento, en las radios teníamos que competir con las bandas anglosajonas para poder entrar en rotación, y en algunos festivales no nos dejaban participar por el idioma. Con el tiempo fuimos rompiendo toda esa barrera, pero sí lo vivimos”, cuenta.

Más que una estrategia comercial, simplemente eligieron el inglés como idioma por su fonética, y la fluidez que tenían las palabras ante el sonido de las guitarras estridentes. No obstante, actualmente resalta que cantar en la lengua de Mick Jagger permite ampliar el alcance de su público fuera del país. “El idioma inglés tiene más entrada a nivel internacional y puedes lograr llegar a más personas”, añade.

Su primer disco, Summer Consequence, logró entrar en la lista de los 50 mejores discos del año 2004 de la revista Rolling Stone. El vocalista relata que tras el lanzamiento de su segundo álbum, Anywhere (2008), una importante disquera estadounidense se interesó por su trabajo y les ofreció un contrato de grabación. Sin embargo, una serie de eventos les impidieron aprovechar la oportunidad. “Escucharon nuestro material, nos hicieron grabar temas nuevos y nos mandaron el contrato. Ya estábamos listos para irnos, pero lamentablemente al final, por motivos ajenos, no se pudo dar”, lamenta.

Aun así, la entrada al mercado norteamericano rindió sus frutos, y años después en SXSW Fest, compartieron tarima con bandas de la talla de Stone Temple Pilots y Hole. Antes de su distanciamiento, Verona se proyectaba como un gran futuro dentro de la escena venezolana, de acuerdo con su líder. Ahora, con dos décadas de carrera a cuestas, ve en sus viajes a Miami un segundo chance para triunfar, ahora con el público angloparlante.

El legado

Al mirar atrás, Chevy Verona se fija en el largo kilometraje acumulado por su banda. Aunque su camino ha estado lleno de baches, destaca que se han logrado mantener juntos a pesar de las distancias, como cualquier familia venezolana. También dejan una discografía con más reconocimiento fuera que en su tierra, pero que siempre puede ser valorada por cualquier melómano interesado, sin importar su nacionalidad. “Las canciones están ahí, inmortalizadas. Ese es nuestro legado y todo ha valido la pena”, apunta.

Desde los campos petroleros de Falcón, Verona intenta probar que sí existen oportunidades para las bandas de rock emergentes en el interior del país. “He visto muchos músicos talentosos, gente creativa, es cuestión de tiempo para que volvamos a ver una movida activa de nuevo. Ciudades como Barquisimeto, Mérida, Maracaibo, Punto Fijo han sido siempre cuna de grandes bandas”, opina. Va incluso más allá, e insta a las bandas jóvenes a ver más allá del mercado caraqueño. Los invita a pensar en grande.

Con los dos premios obtenidos en 2021, el músico dice que todos los miembros recibieron la motivación suficiente para continuar ese camino. De su futuro proyecto, adelanta que están en el proceso para grabar dos videos musicales, así como esperar realizar una gira, una vez el nuevo material esté listo. Actualmente para ellos el horizonte es el límite.

eldiario.com

Populares

Édgar Ramírez plasmó sus huellas en Cannes

¡Orgullo nacional! Édgar Ramírez, actor venezolano, dejó plasmada sus huellas en el Festival de Cannes y será parte del jurado de la sección Una cierta mirada, junto...

15 años del cierre de Rctv: el primer golpe del chavismo a la libertad de expresión

Este 27 de mayo se cumplen 15 años en el que el régimen chavista decidió sacar del aire la señal abierta del canal Rctv,...

BBVA permitirá a los venezolanos en Perú abrir cuentas bancarias

Por Daniela Carrasco El BBVA permitirá a los venezolanos en Perú abrir cuentas bancarias con las que podrán obtener tarjetas de débito y solicitar prestamos;...

Lena Yau: “Las cosas que quieres evadir siempre terminan buscándote”

Por Isaac González Mendoza El año pasado la editorial Baile del Sol publicó una reedición de Hormigas en la lengua, novela en la que la...