South-Cargo-Navidad-2021
Inicio Opinión Del día de la Hispanidad

Del día de la Hispanidad

Por Daniel Lema Rincón

Con la llegada de Cristóbal Colón a lo que hoy en día conocemos como América, el 12 de octubre de 1492, la historia mundial daría un giro que nadie, en ese entonces podría imaginar.

Gracias a la necesidad -madre de toda evolución y proceso de superación-, los reyes de España, los católicos Fernando e Isabel, patrocinaron la empresa de un aventurero genovés llamado Cristóbal Colón, que decía que podía llegar al este -Medio Oriente y Asia-, viajando por el oeste.

Hoy puede parecer incomprensible, pero en ese entonces, era necesario restablecer la ruta de las especies para su comercialización en Europa, ya que había sido cortada por la caída de Constantinopla ante el ejército otomano de Mohamed II en 1453.

La urgencia de encontrar una nueva ruta comercial con oriente, produjo una ola de expediciones y descubrimientos que marcaron el devenir de la historia, como fue la circunnavegación de África o la llegada de Colón a América.

Estos viajes, descubrimientos, encuentros o como se les quiera llamar, detonaron un crecimiento sin precedentes en todos los ámbitos de la vida, desde la geografía y la cartografía, hasta la alimentación, pasando por la botánica, el comercio y las ciencias.

A pesar de haber pasado más de quinientos años de lo sucedido, los movimientos de izquierda, a lo largo y ancho de occidente, se afanan -todos los años y antes de la conmemoración del doce de octubre- en reclamar un perdón sin sentido a España.

Exigen que se les pida perdón no se sabe muy bien a quién, por la humillación y las vejaciones sufridas; por las masacres, la destrucción y la  desaparición de pueblos y costumbres. Claman por el robo de botines y riquezas.

Tales exigencias parecen solo un intento más de modificar la historia, de tener un relato que los ayude a seguir manipulando a la mayor cantidad posible de personas, que puedan creer que su situación actual es culpa de esos españoles que llegaron hace más de quinientos años. Lo cierto es, que la izquierda solo busca perpetuar el discurso de la división, del victimismo y la retaliación, nada más.

Este año, los pronunciamientos sobre el tema, estuvieron a cargo del presidente López Obrador de Mexico, del dictador Nicolás Maduro de Venezuela, incluso, del presidente Biden de los Estados Unidos de Norteamérica. Exigieron los dos primeros,  la petición de perdón por parte de España a los pueblos indígenas.  El tercero, comentó las atrocidades cometidas durante ese periodo histórico.

Y es menester nombrarlos  para demostrar lo que digo. En el caso de México, Mayas y Aztecas, cada uno en su momento, a pesar de sus avances en astronomía, arte o construcción, también se dedicaban a la esclavización de otras tribus, así como a la realización de sacrificios humanos. Y me pregunto yo, ¿quién le pide perdón a quién en este caso?.

En mi querida Venezuela, en la parte central del país habitaban tribus de la etnia Caribe, que dominaban parte de la costa venezolana y varias islas del Caribe, y que practicaban la antropofagia o canibalismo; es decir, comían carne humana, por lo general, la carne de sus enemigos muertos en combate, con la intención de hacerse con sus poderes y su fuerza.

En el caso de los EEUU, es necesario recordar, que quienes diezmaron y aniquilaron a las tribus norteamericanas fueron las tropas de la corona británica, no solo a través de la guerra convencional de la época, sino a través de lo que puede ser una de las primeras guerras biológicas, cuando entregaban a los indígenas mantas infectadas con viruela para que se «protegieran» del frío.

Y si nos vamos por este camino, podemos hablar de la invasión árabe a España que duró ochocientos años, la invasión de Europa por parte de Roma o la de Asia por parte de Gengis Khan.

Es una discusión sin sentido, pero es importante no dejar que prevalezca  el discurso de división y victimismo de la izquierda, porque  las únicas víctimas de este discurso son las propias personas que ingenuamente lo defienden.

No fueron los españoles quienes dejaron el destino de los pueblos indígenas en manos de los carteles de la droga, con los que muchas veces se alían, dando cobijo y paso seguro a través de la selva, o colaborando de otras formas; para que los narcos no dejen que las empresas madereras y con concesiones por parte del gobierno, talen bosques ancestrales  pertenecientes a estas tribus.

Tampoco son los españoles quienes han convertido a muchos indígenas en mendigos en su propia tierra, o peor aún, en víctimas de asesinos por denunciar el expolio del oro, diamantes y minerales raros que se encuentran en sus tierras ancestrales. Expolio realizado por mafias de minería ilegal, amparados y protegidos en algunos casos por miembros del gobierno.

Así mismo, quienes echaron a los indígenas a vivir en reservas no fueron los españoles -ni siquiera los británicos-, ni mucho menos quienes hace menos de ochenta años, obligaban a negros a comer, viajar, vivir o beber agua en zonas y espacios determinados para ellos por su color de piel.

Ciertamente el proceso de la conquista de América, también tuvo sus sombras, pero como en cualquier proceso donde se enfrentan pueblos distintos, donde uno se impone al otro. Con  gran diferencia  España no buscó la aniquilación indígena, por el contrario fomentó el mestizaje, y tampoco nombró ni trató como colonias a los nuevos territorios como sí hicieron los británicos. España crea Virreinatos y Capitanías Generales, así como Provincias, con representación en las Cortes del Reino.

Como si esto fuera poco, gracias al encuentro de esos dos mundos, hoy en día somos unos setecientos millones de personas unidas por un mismo idioma, con nuestra historia y cultura entremezcladas, pero sobre todo, y si somos suficientemente sensatos, con un futuro brillante y prometedor en común.

Que viva la hispanidad.

Iberoeconomia.es

Populares

Juvenalia 2021: Una apuesta segura para divertirse

La cita anual de diversión familiar y escolar, itu mejor aliado para que los más pequeños se lo pasen genial! Fecha: Desde 03 de diciembre de...

Vox y PP de la Comunidad de Madrid, la apuesta por el futuro de España

Por Daniel Lema Rincón A principios de semana se conoció la firma del acuerdo entre la Comunidad de Madrid, y el grupo parlamentario VOX, ...

Simón Bolívar, personaje conocido y mito por desconocer

Conferencia 'Simón Bolívar, personaje conocido y mito por desconocer', a cargo de Juan Carlos Chirinos, dentro del ciclo 'Los próceres americanos dos siglos después. Emociones políticas y...

Grupo Fivenca adquiere importante participación en Ridery, la app de movilidad líder en Venezuela

El grupo empresarial dirige la mirada a los nuevos emprendimientos del país con base tecnológica, para acelerarlos e incorporarlos en el mercado de valores...
- PUBLICIDAD -

Del día de la Hispanidad

Por Daniel Lema Rincón

Con la llegada de Cristóbal Colón a lo que hoy en día conocemos como América, el 12 de octubre de 1492, la historia mundial daría un giro que nadie, en ese entonces podría imaginar.

Gracias a la necesidad -madre de toda evolución y proceso de superación-, los reyes de España, los católicos Fernando e Isabel, patrocinaron la empresa de un aventurero genovés llamado Cristóbal Colón, que decía que podía llegar al este -Medio Oriente y Asia-, viajando por el oeste.

Hoy puede parecer incomprensible, pero en ese entonces, era necesario restablecer la ruta de las especies para su comercialización en Europa, ya que había sido cortada por la caída de Constantinopla ante el ejército otomano de Mohamed II en 1453.

La urgencia de encontrar una nueva ruta comercial con oriente, produjo una ola de expediciones y descubrimientos que marcaron el devenir de la historia, como fue la circunnavegación de África o la llegada de Colón a América.

Estos viajes, descubrimientos, encuentros o como se les quiera llamar, detonaron un crecimiento sin precedentes en todos los ámbitos de la vida, desde la geografía y la cartografía, hasta la alimentación, pasando por la botánica, el comercio y las ciencias.

A pesar de haber pasado más de quinientos años de lo sucedido, los movimientos de izquierda, a lo largo y ancho de occidente, se afanan -todos los años y antes de la conmemoración del doce de octubre- en reclamar un perdón sin sentido a España.

Exigen que se les pida perdón no se sabe muy bien a quién, por la humillación y las vejaciones sufridas; por las masacres, la destrucción y la  desaparición de pueblos y costumbres. Claman por el robo de botines y riquezas.

Tales exigencias parecen solo un intento más de modificar la historia, de tener un relato que los ayude a seguir manipulando a la mayor cantidad posible de personas, que puedan creer que su situación actual es culpa de esos españoles que llegaron hace más de quinientos años. Lo cierto es, que la izquierda solo busca perpetuar el discurso de la división, del victimismo y la retaliación, nada más.

Este año, los pronunciamientos sobre el tema, estuvieron a cargo del presidente López Obrador de Mexico, del dictador Nicolás Maduro de Venezuela, incluso, del presidente Biden de los Estados Unidos de Norteamérica. Exigieron los dos primeros,  la petición de perdón por parte de España a los pueblos indígenas.  El tercero, comentó las atrocidades cometidas durante ese periodo histórico.

Y es menester nombrarlos  para demostrar lo que digo. En el caso de México, Mayas y Aztecas, cada uno en su momento, a pesar de sus avances en astronomía, arte o construcción, también se dedicaban a la esclavización de otras tribus, así como a la realización de sacrificios humanos. Y me pregunto yo, ¿quién le pide perdón a quién en este caso?.

En mi querida Venezuela, en la parte central del país habitaban tribus de la etnia Caribe, que dominaban parte de la costa venezolana y varias islas del Caribe, y que practicaban la antropofagia o canibalismo; es decir, comían carne humana, por lo general, la carne de sus enemigos muertos en combate, con la intención de hacerse con sus poderes y su fuerza.

En el caso de los EEUU, es necesario recordar, que quienes diezmaron y aniquilaron a las tribus norteamericanas fueron las tropas de la corona británica, no solo a través de la guerra convencional de la época, sino a través de lo que puede ser una de las primeras guerras biológicas, cuando entregaban a los indígenas mantas infectadas con viruela para que se «protegieran» del frío.

Y si nos vamos por este camino, podemos hablar de la invasión árabe a España que duró ochocientos años, la invasión de Europa por parte de Roma o la de Asia por parte de Gengis Khan.

Es una discusión sin sentido, pero es importante no dejar que prevalezca  el discurso de división y victimismo de la izquierda, porque  las únicas víctimas de este discurso son las propias personas que ingenuamente lo defienden.

No fueron los españoles quienes dejaron el destino de los pueblos indígenas en manos de los carteles de la droga, con los que muchas veces se alían, dando cobijo y paso seguro a través de la selva, o colaborando de otras formas; para que los narcos no dejen que las empresas madereras y con concesiones por parte del gobierno, talen bosques ancestrales  pertenecientes a estas tribus.

Tampoco son los españoles quienes han convertido a muchos indígenas en mendigos en su propia tierra, o peor aún, en víctimas de asesinos por denunciar el expolio del oro, diamantes y minerales raros que se encuentran en sus tierras ancestrales. Expolio realizado por mafias de minería ilegal, amparados y protegidos en algunos casos por miembros del gobierno.

Así mismo, quienes echaron a los indígenas a vivir en reservas no fueron los españoles -ni siquiera los británicos-, ni mucho menos quienes hace menos de ochenta años, obligaban a negros a comer, viajar, vivir o beber agua en zonas y espacios determinados para ellos por su color de piel.

Ciertamente el proceso de la conquista de América, también tuvo sus sombras, pero como en cualquier proceso donde se enfrentan pueblos distintos, donde uno se impone al otro. Con  gran diferencia  España no buscó la aniquilación indígena, por el contrario fomentó el mestizaje, y tampoco nombró ni trató como colonias a los nuevos territorios como sí hicieron los británicos. España crea Virreinatos y Capitanías Generales, así como Provincias, con representación en las Cortes del Reino.

Como si esto fuera poco, gracias al encuentro de esos dos mundos, hoy en día somos unos setecientos millones de personas unidas por un mismo idioma, con nuestra historia y cultura entremezcladas, pero sobre todo, y si somos suficientemente sensatos, con un futuro brillante y prometedor en común.

Que viva la hispanidad.

Iberoeconomia.es

Populares

Juvenalia 2021: Una apuesta segura para divertirse

La cita anual de diversión familiar y escolar, itu mejor aliado para que los más pequeños se lo pasen genial! Fecha: Desde 03 de diciembre de...

Vox y PP de la Comunidad de Madrid, la apuesta por el futuro de España

Por Daniel Lema Rincón A principios de semana se conoció la firma del acuerdo entre la Comunidad de Madrid, y el grupo parlamentario VOX, ...

Simón Bolívar, personaje conocido y mito por desconocer

Conferencia 'Simón Bolívar, personaje conocido y mito por desconocer', a cargo de Juan Carlos Chirinos, dentro del ciclo 'Los próceres americanos dos siglos después. Emociones políticas y...

Grupo Fivenca adquiere importante participación en Ridery, la app de movilidad líder en Venezuela

El grupo empresarial dirige la mirada a los nuevos emprendimientos del país con base tecnológica, para acelerarlos e incorporarlos en el mercado de valores...