South-Cargo2
Inicio Arte y Cultura Badsura le contesta a los prejuicios con venezolanidad

Badsura le contesta a los prejuicios con venezolanidad

Wolfang Salazar ha llenado avenidas, bulevares y plazas de murales en los que representa la identidad nacional con figuras como Yulimar Rojas o símbolos como las guacamayas o el Salto Ángel. Su propuesta va más allá de centrarse en los personajes, quiere que los elementos pictóricos que utiliza y el espacio interactúen con la imagen principal. Es también una forma de contribuir con la recuperación de la ciudad. Sabe que el arte callejero genera recelos, pero ha sabido enfrentarlo

Badsura es el seudónimo de Wolfang Salazar. Es su manera de contestarle con ironía a los prejuicios que todavía existen hacia el grafiti y el arte callejero.

Aunque la verdad es que las perspectivas han ido cambiando y hasta hay personas, cuenta, que preferirían llamarlo “Goodsura”.

De 30 años de edad, pinta desde 2008 pero su trabajo empezó a conocerse gracias a murales en los que resalta la identidad nacional con personajes destacados o símbolos como las guacamayas, el Salto Ángel o los trenes del Metro de Caracas.

La participación de Venezuela en los Juegos Olímpicos de Tokio, la mejor de la historia, movió a mucha gente a interesarse aún más por su obra en un momento de orgullo por el gentilicio: Salazar ha creado representaciones de Yulimar Rojas (Boleíta), Julio Mayora (La Guaira), Antonio Díaz (Boleíta) y Daniel Dhers (Chacao).

La idea va mucho más allá de pintar a un personaje, explica Badsura. Parte de su búsqueda es crear conceptos y plantear realidades que rescaten la identidad. “En una conversación con Gualberto Ibarreto él me decía que ya el canto se perdió. Solo queda la música. Entre esas reflexiones yo dije que es el momento de que la gente choque con su identidad si esta no se manifiesta de manera contundente en los diversos medios de comunicación”.

La importancia del concepto del que habla Salazar puede encontrarse en la pieza donde está representado el pesista Mayora. Esta obra, titulada La vida es un viaje y la más larga de su trabajo (más de 200 metros), no solo destaca al medallista sino que refleja las diversas transiciones de la vida hasta alcanzar un sueño. “Cuando estás parado frente a ella puedes ver que genera una transición de color que va desde lo cálido a lo frío. Es importante cómo lo cromático genera otro tipo de sensaciones”, explica.

Otra de sus búsquedas es que haya una interacción entre el lenguaje de la obra y el entorno. Ha concebido de este modo piezas que juegan con el paisaje como Tributo a la música, en la que representó al maestro Simón Díaz y a Oscar D’León sobre un respiradero de la estación del Metro de Chacao, y otros personajes como Juvenal Ravelo (El Valle), José Gregorio Hernández (avenida Francisco de Miranda) o La Burriquita interpretada por Manuel Sánchez (salida del Metro de Altamira).

“Creo que el trabajo principal de esta intervención permanente y de la cultura es apropiarnos de diversos valores que nos permitan fortalecer el quiénes somos y poder tener la posibilidad de discernir entre qué quieres hacer y qué no quieres hacer”, dice.

Entre Caracas y Río Caribe

Wolfang Salazar nació en Caracas en noviembre de 1990. Ha vivido entre Los Rosales, en la parroquia San Pedro, y Río Caribe, estado Sucre.

En la parroquia San Pedro, donde además de Los Rosales están Los Símbolos, Los Próceres o la Plaza Tiuna, fue donde exploró con la pintura y jugó caimaneras con sus panas. Cuenta que algo interesante de esta zona es que hay muchas casas y edificios con paredes largas, lo que le permite a los artistas callejeros tener espacios para crear obras en diversos formatos.

Foto: cortesía de Wolfang Salazar

No tiene estudios formales en arte, es técnico superior en Publicidad y Mercadeo. Es un autodidacta que comenzó en el grafiti luego de que un compañero que sabía de sus dotes para el dibujo le dijo que tenían que representar su zona. Pero con el tiempo se dedicó a desarrollar su talento y a interesarse en el muralismo y las producciones. “Mezclaba un poco de tipografía con personajes, fondos, ese tipo de cosas. Siempre estuve orientado más hacia estos estilos un poco más complicados, como el Wild Style, que es el estilo salvaje”.

Otras técnicas que sumó a su capital artístico fueron el manejo de la luz, el color, las sombras, las tonalidades; el Wild Style, explica, le permitió manejar la abstracción, el espacio, la fluidez y la forma. “Luego de varios años de investigación en este terreno, llegó un punto donde necesitaba otro lenguaje. Ahí es cuando comienzo a construir con más inclinación hacia el muralismo”.

Entonces conjugó el retrato con técnicas cinéticas, paisajistas, el arte abstracto, elementos amorfos, entre otros, para “ver los cambios de la imagen y al mismo tiempo identificar otros elementos y cuestionarse por qué lo que está alrededor está modificando la imagen central”.

Fuente https://www.elnacional.com/entretenimiento/badsura-le-contesta-a-los-prejuicios-con-venezolanidad/

Populares

El venezolano Alexander González rescindió su contrato con el Málaga

El Málaga y el defensa internacional venezolano Alexander González acordaron la rescisión del contrato que les unía hasta junio de 2022, anunció este jueves el club...

ALAV espera autorización de vuelos regulares internacionales en 2022

El presidente de la Asociación de Líneas Aéreas en Venezuela (ALAV), Humberto Figuera, calificó de «positivo» que las autoridades hayan permitido que tres aerolíneas internacionales...

Juan Miguel y Sixto Rein finalizan su gira por España

Los artistas venezolanos llevaron su música a Barcelona, Valencia y Madrid. Tuvieron un excelente recibimiento por parte del público Talento venezolano es lo que sobra...

Tres cineforos forman parte de la programación del Festival de Cine Español

El olvido que seremos, de Fernando Trueba; Baby, de Juanma Bajo Ulloa, y Las consecuencias, de Claudia Pinto son las películas que conforman el...
- PUBLICIDAD -

Badsura le contesta a los prejuicios con venezolanidad

Wolfang Salazar ha llenado avenidas, bulevares y plazas de murales en los que representa la identidad nacional con figuras como Yulimar Rojas o símbolos como las guacamayas o el Salto Ángel. Su propuesta va más allá de centrarse en los personajes, quiere que los elementos pictóricos que utiliza y el espacio interactúen con la imagen principal. Es también una forma de contribuir con la recuperación de la ciudad. Sabe que el arte callejero genera recelos, pero ha sabido enfrentarlo

Badsura es el seudónimo de Wolfang Salazar. Es su manera de contestarle con ironía a los prejuicios que todavía existen hacia el grafiti y el arte callejero.

Aunque la verdad es que las perspectivas han ido cambiando y hasta hay personas, cuenta, que preferirían llamarlo “Goodsura”.

De 30 años de edad, pinta desde 2008 pero su trabajo empezó a conocerse gracias a murales en los que resalta la identidad nacional con personajes destacados o símbolos como las guacamayas, el Salto Ángel o los trenes del Metro de Caracas.

La participación de Venezuela en los Juegos Olímpicos de Tokio, la mejor de la historia, movió a mucha gente a interesarse aún más por su obra en un momento de orgullo por el gentilicio: Salazar ha creado representaciones de Yulimar Rojas (Boleíta), Julio Mayora (La Guaira), Antonio Díaz (Boleíta) y Daniel Dhers (Chacao).

La idea va mucho más allá de pintar a un personaje, explica Badsura. Parte de su búsqueda es crear conceptos y plantear realidades que rescaten la identidad. “En una conversación con Gualberto Ibarreto él me decía que ya el canto se perdió. Solo queda la música. Entre esas reflexiones yo dije que es el momento de que la gente choque con su identidad si esta no se manifiesta de manera contundente en los diversos medios de comunicación”.

La importancia del concepto del que habla Salazar puede encontrarse en la pieza donde está representado el pesista Mayora. Esta obra, titulada La vida es un viaje y la más larga de su trabajo (más de 200 metros), no solo destaca al medallista sino que refleja las diversas transiciones de la vida hasta alcanzar un sueño. “Cuando estás parado frente a ella puedes ver que genera una transición de color que va desde lo cálido a lo frío. Es importante cómo lo cromático genera otro tipo de sensaciones”, explica.

Otra de sus búsquedas es que haya una interacción entre el lenguaje de la obra y el entorno. Ha concebido de este modo piezas que juegan con el paisaje como Tributo a la música, en la que representó al maestro Simón Díaz y a Oscar D’León sobre un respiradero de la estación del Metro de Chacao, y otros personajes como Juvenal Ravelo (El Valle), José Gregorio Hernández (avenida Francisco de Miranda) o La Burriquita interpretada por Manuel Sánchez (salida del Metro de Altamira).

“Creo que el trabajo principal de esta intervención permanente y de la cultura es apropiarnos de diversos valores que nos permitan fortalecer el quiénes somos y poder tener la posibilidad de discernir entre qué quieres hacer y qué no quieres hacer”, dice.

Entre Caracas y Río Caribe

Wolfang Salazar nació en Caracas en noviembre de 1990. Ha vivido entre Los Rosales, en la parroquia San Pedro, y Río Caribe, estado Sucre.

En la parroquia San Pedro, donde además de Los Rosales están Los Símbolos, Los Próceres o la Plaza Tiuna, fue donde exploró con la pintura y jugó caimaneras con sus panas. Cuenta que algo interesante de esta zona es que hay muchas casas y edificios con paredes largas, lo que le permite a los artistas callejeros tener espacios para crear obras en diversos formatos.

Foto: cortesía de Wolfang Salazar

No tiene estudios formales en arte, es técnico superior en Publicidad y Mercadeo. Es un autodidacta que comenzó en el grafiti luego de que un compañero que sabía de sus dotes para el dibujo le dijo que tenían que representar su zona. Pero con el tiempo se dedicó a desarrollar su talento y a interesarse en el muralismo y las producciones. “Mezclaba un poco de tipografía con personajes, fondos, ese tipo de cosas. Siempre estuve orientado más hacia estos estilos un poco más complicados, como el Wild Style, que es el estilo salvaje”.

Otras técnicas que sumó a su capital artístico fueron el manejo de la luz, el color, las sombras, las tonalidades; el Wild Style, explica, le permitió manejar la abstracción, el espacio, la fluidez y la forma. “Luego de varios años de investigación en este terreno, llegó un punto donde necesitaba otro lenguaje. Ahí es cuando comienzo a construir con más inclinación hacia el muralismo”.

Entonces conjugó el retrato con técnicas cinéticas, paisajistas, el arte abstracto, elementos amorfos, entre otros, para “ver los cambios de la imagen y al mismo tiempo identificar otros elementos y cuestionarse por qué lo que está alrededor está modificando la imagen central”.

Fuente https://www.elnacional.com/entretenimiento/badsura-le-contesta-a-los-prejuicios-con-venezolanidad/

Populares

El venezolano Alexander González rescindió su contrato con el Málaga

El Málaga y el defensa internacional venezolano Alexander González acordaron la rescisión del contrato que les unía hasta junio de 2022, anunció este jueves el club...

ALAV espera autorización de vuelos regulares internacionales en 2022

El presidente de la Asociación de Líneas Aéreas en Venezuela (ALAV), Humberto Figuera, calificó de «positivo» que las autoridades hayan permitido que tres aerolíneas internacionales...

Juan Miguel y Sixto Rein finalizan su gira por España

Los artistas venezolanos llevaron su música a Barcelona, Valencia y Madrid. Tuvieron un excelente recibimiento por parte del público Talento venezolano es lo que sobra...

Tres cineforos forman parte de la programación del Festival de Cine Español

El olvido que seremos, de Fernando Trueba; Baby, de Juanma Bajo Ulloa, y Las consecuencias, de Claudia Pinto son las películas que conforman el...