South-Cargo2
Inicio Arte y Cultura La energía de Rafael Payare se sube al podio de la Sinfónica...

La energía de Rafael Payare se sube al podio de la Sinfónica de Montreal

Nació en Puerto La Cruz hace 40 años. Formado en el sistema de orquestas, se dedicó al corno francés hasta que el maestro Abreu le vio cualidades para ser director. Hoy está a cargo de la Sinfónica de San Diego, en Estados Unidos, y el 7 de enero fue nombrado director de la Orquesta Sinfónica de Montreal, cargo que asumirá en 2022. Quiere regresar al país y dirigir agrupaciones del Sistema, una organización que, confiesa, cambió su vida y la de su familia para siempre

Mientras crecía en Puerto la Cruz, Rafael Payare, que cumplirá 41 años de edad el 23 de febrero, soñaba con usar un traje espacial y conquistar el espacio. Luego, quería trabajar en un laboratorio y explorar el mundo de la ciencia. También pasó por su mente ser historiador. Era un niño muy inquieto, de muchos amigos y buen estudiante. Pero fue gracias a su hermano mayor que descubrió la música. Y desde allí, años más tarde, pasó a ser alumno del maestro José Antonio Abreu. Hoy, Payare se viste de traje y con su batuta dirige a grandes orquestas alrededor del mundo y, a partir de 2021, conducirá la Orquesta Sinfónica de Montreal.

Comenzó sus estudios musicales en El Sistema en 1993, escogió el corno francés como su instrumento y fue corno principal de la Orquesta Simón Bolívar hasta 2004. En 2012, tras triunfar en el concurso Nicolai Malkopara para jóvenes conductores en Dinamarca, fue asistente conductor de la Berlin Staatsoper; recibió una beca en la Tanglewood Music Center en Boston y luego otra en la Filarmónica de Los Angeles. Durante cinco años, de 2015 a 2019, fue director de la Ulster Orchestra en Belfast, Irlanda del Norte, donde le otorgaron el título Conductor Laureado por su destacado trabajo. Desde 2019, Payare es director de la Orquesta Sinfónica de San Diego, con un contrato extendido hasta 2026.

Además, durante su ascendente carrera ha sido invitado a dirigir orquestas en el Reino Unido como la Sinfónica de Londres y la Sinfónica de Birmingham. En los países nórdicos debutó con la Filarmónica de Oslo, la Sinfónica de Gothenburg y la Orquesta Real de Estocolmo. También ha recorrido Europa para conducir a la Filarmónica Checa, a la Filarmónica de Rotterdam, la Orquesta Nacional del Capitolio en Toulouse, la Orquesta Filarmónica de Monte Carlo, la Filarmónica de Viena y la Filarmónica de Múnich. En 2014 trabajó con los músicos de la Orquesta Sinfónica de la India. Y en Estados Unidos se presentó con la Orquesta Sinfónica de Boston y la Sinfónica de Chicago.

Payare dejó San Diego el 20 de diciembre de 2020 junto con su esposa, la reconocida chelista estadounidense Alisa Weilerstein, y su pequeña hija con destino Montreal. En la provincia de Quebec las medidas de bioseguridad que buscan hacerle frente al covid-19 son firmes. Por ello, al llegar debieron pasar 14 días de cuarentena en una cabaña ubicada en el bosque. El conductor de orquesta dice que durante ese tiempo se sintieron como en la película Frozen. Las temperaturas estaban bajo cero, nevaba y el lago que tenían frente a la casa estaba congelado. Para divertirse, hicieron muñecos de nieve y pasearon en trineo.

Una vez que pasó su cuarentena y la vida despertaba del letargo de las fiestas navideñas, la Orquesta Sinfónica de Montreal citó a todos sus miembros a una reunión por Zoom. Dice Payare que el ánimo era bajo porque esperaban malas noticias. Recientemente el primer ministro de Quebec anunció nuevas restricciones por el covid-19. La orquesta estaba preocupada porque, quizás, la evolución de la pandemia los obligaría a cancelar todos los conciertos del año. Pero él y tres músicos sabían de qué iba el encuentro.

El 7 de enero la junta directiva de la Orquesta Sinfónica de Montreal hizo el anuncio. “Todos estaban angustiados. Se les veía en la cara. Ellos ya habían votado y el comité de selección se encargó de hacer todo. Pero en secreto, claro. Yo ya sabía, la noticia se la dieron a la orquesta. Y cuando dijeron que yo era el nuevo director vi cómo la cara de los músicos cambió inmediatamente. La sensación fue genial, incluso por Zoom, donde uno cree que no pasa por la virtualidad, se sintió la emoción. Estaban contentos y emocionados. Fue fenomenal. Me siento muy complacido”, comenta.

Este cargo representa un paso más en la vida profesional de Payare, pero es muy significativo, pues se trata de uno de los valores que guarda de su paso por El Sistema. “La voz del maestro Abreu está conmigo en todas partes. Fue un gran apoyo e inspiración. Uno puede escuchar su voz diciendo ‘sigue echándole pichón que las cosas se van a ir dando’. Él decía que cuando pasas a otro nivel la meta se hace cada vez más lejana y debes esforzarte más para obtener la excelencia artística”.

Al día siguiente del nombramiento, la orquesta tuvo el primer ensayo con su nuevo director. Pero Payare ya había trabajado con la Sinfónica de Montreal en 2018. “Fue una conexión muy bonita. Mágica. De esas que simplemente pasan”, comenta sobre aquel  momento. Luego de la práctica, el 10 de enero, la orquesta debutó en vivo, en un concierto vía streaming. Dice haber vivido una experiencia grata porque sintió la energía de los músicos, pero rara a su vez porque, del otro lado, los asientos estaban vacíos. Para ese concierto interpretaron la Primera Sinfonía de Brahms, una composición que, al terminar en coda, pareciera ser una erupción musical y es seguida por una algazara de la audiencia.

Para ensayar en 2021 los músicos deben guardar dos metros entre sí y, los que puedan, utilizar tapabocas. De esa manera, los 60 profesionales se reúnen en la Maison Symphonique para ensayar las piezas que ha escogido el conductor. El primer domingo del año se presentaron en vivo, pero transmitido por plataformas digitales, y actualmente están en proceso de ensayos para un segundo concierto que grabarán antes de que Payare regrese a San Diego, donde continuará su temporada con la orquesta estadounidense.

“Ahora es cuando viene lo bueno, el cielo es el límite”, sentencia el músico cuando explica que este año comienza con la Orquesta Sinfónica de Montreal como director encargado (estará unas 5 o 6 semanas en septiembre) y en 2022 será cuando asuma el cargo de director. El calendario no está establecido porque la incertidumbre impera. Debe saber en qué condiciones realizará los conciertos: con o sin público, distancia entre los músicos e, incluso, cuán grande será la orquesta. Pero tiene algo claro: quiere incluir música venezolana en el repertorio. Particularmente la de los maestros Antonio Estévez y Aldemaro Romero.

Los planes con la Orquesta Sinfónica de Montreal también incluyen ciclos de Mahler, Wagner, Beethoven y Tchaikovsky combinados con otras disciplinas como la actuación y la ópera. “Solamente de pensar en las posibilidades me vuelvo loco. Todo estará muy genial”, añade. En San Diego espera reencontrarse con la audiencia ya que allí se estarán realizando conciertos al aire libre y eso permite, hasta cierto punto, reunirse. También, en California se está terminando de construir The Shell, una concha acústica ubicada cerca del mar donde la brisa, y todas las medidas sanitarias, podrían permitir el disfrute de la música en vivo.

A pesar de que a partir de este año estará anclado a dos ciudades diferentes, Payare confía en que los tiempos en Canadá y Estados Unidos no chocarán. Es decir, en una estará entre 14 y 16 semanas al año y con la otra 10 semanas. Antes, cuando solo estaba encargado de la Sinfónica de San Diego, ya era ágil con el manejo del tiempo: viajaba constantemente a otros países como conductor invitado. Además, su esposa también se presenta con grandes orquestas alrededor del mundo.

Seguir leyendo en https://www.elnacional.com/entretenimiento/la-energia-de-rafael-payare-se-sube-al-podio-de-la-sinfonica-de-montreal/

Fuente EL NACIONAL

Populares

El caso de los permisos venezolanos suma 23 detenidos más en Málaga

La operación Driver lleva ya cuatro fases, con casi dos millares de carnés interceptados La operación Loki no es la única operación contra los carnés...

Orquesta Sinfónica Venezuela volverá a los escenarios este 31-J

La Orquesta Sinfónica Venezuela ofrecerá un concierto el próximo 31 de julio, en lo que representará su regreso a los escenarios en medio de la...

Descubre cuál es el origen de la arepa con «El arepólogo»

Son muchas las historias que hay alrededor del origen de la arepa, un planto que no puede faltar en la mesa de los venezolanos y...

«Especial», de Ignacio Marquez se impone en el XVII Festival del Cine Venezolano

El filme, que protagoniza un actor con síndrome de Down, recibió ocho galardones, incluidos los de Mejor Película y Mejor Director. "Dirección opuesta", de...
- PUBLICIDAD -

La energía de Rafael Payare se sube al podio de la Sinfónica de Montreal

Nació en Puerto La Cruz hace 40 años. Formado en el sistema de orquestas, se dedicó al corno francés hasta que el maestro Abreu le vio cualidades para ser director. Hoy está a cargo de la Sinfónica de San Diego, en Estados Unidos, y el 7 de enero fue nombrado director de la Orquesta Sinfónica de Montreal, cargo que asumirá en 2022. Quiere regresar al país y dirigir agrupaciones del Sistema, una organización que, confiesa, cambió su vida y la de su familia para siempre

Mientras crecía en Puerto la Cruz, Rafael Payare, que cumplirá 41 años de edad el 23 de febrero, soñaba con usar un traje espacial y conquistar el espacio. Luego, quería trabajar en un laboratorio y explorar el mundo de la ciencia. También pasó por su mente ser historiador. Era un niño muy inquieto, de muchos amigos y buen estudiante. Pero fue gracias a su hermano mayor que descubrió la música. Y desde allí, años más tarde, pasó a ser alumno del maestro José Antonio Abreu. Hoy, Payare se viste de traje y con su batuta dirige a grandes orquestas alrededor del mundo y, a partir de 2021, conducirá la Orquesta Sinfónica de Montreal.

Comenzó sus estudios musicales en El Sistema en 1993, escogió el corno francés como su instrumento y fue corno principal de la Orquesta Simón Bolívar hasta 2004. En 2012, tras triunfar en el concurso Nicolai Malkopara para jóvenes conductores en Dinamarca, fue asistente conductor de la Berlin Staatsoper; recibió una beca en la Tanglewood Music Center en Boston y luego otra en la Filarmónica de Los Angeles. Durante cinco años, de 2015 a 2019, fue director de la Ulster Orchestra en Belfast, Irlanda del Norte, donde le otorgaron el título Conductor Laureado por su destacado trabajo. Desde 2019, Payare es director de la Orquesta Sinfónica de San Diego, con un contrato extendido hasta 2026.

Además, durante su ascendente carrera ha sido invitado a dirigir orquestas en el Reino Unido como la Sinfónica de Londres y la Sinfónica de Birmingham. En los países nórdicos debutó con la Filarmónica de Oslo, la Sinfónica de Gothenburg y la Orquesta Real de Estocolmo. También ha recorrido Europa para conducir a la Filarmónica Checa, a la Filarmónica de Rotterdam, la Orquesta Nacional del Capitolio en Toulouse, la Orquesta Filarmónica de Monte Carlo, la Filarmónica de Viena y la Filarmónica de Múnich. En 2014 trabajó con los músicos de la Orquesta Sinfónica de la India. Y en Estados Unidos se presentó con la Orquesta Sinfónica de Boston y la Sinfónica de Chicago.

Payare dejó San Diego el 20 de diciembre de 2020 junto con su esposa, la reconocida chelista estadounidense Alisa Weilerstein, y su pequeña hija con destino Montreal. En la provincia de Quebec las medidas de bioseguridad que buscan hacerle frente al covid-19 son firmes. Por ello, al llegar debieron pasar 14 días de cuarentena en una cabaña ubicada en el bosque. El conductor de orquesta dice que durante ese tiempo se sintieron como en la película Frozen. Las temperaturas estaban bajo cero, nevaba y el lago que tenían frente a la casa estaba congelado. Para divertirse, hicieron muñecos de nieve y pasearon en trineo.

Una vez que pasó su cuarentena y la vida despertaba del letargo de las fiestas navideñas, la Orquesta Sinfónica de Montreal citó a todos sus miembros a una reunión por Zoom. Dice Payare que el ánimo era bajo porque esperaban malas noticias. Recientemente el primer ministro de Quebec anunció nuevas restricciones por el covid-19. La orquesta estaba preocupada porque, quizás, la evolución de la pandemia los obligaría a cancelar todos los conciertos del año. Pero él y tres músicos sabían de qué iba el encuentro.

El 7 de enero la junta directiva de la Orquesta Sinfónica de Montreal hizo el anuncio. “Todos estaban angustiados. Se les veía en la cara. Ellos ya habían votado y el comité de selección se encargó de hacer todo. Pero en secreto, claro. Yo ya sabía, la noticia se la dieron a la orquesta. Y cuando dijeron que yo era el nuevo director vi cómo la cara de los músicos cambió inmediatamente. La sensación fue genial, incluso por Zoom, donde uno cree que no pasa por la virtualidad, se sintió la emoción. Estaban contentos y emocionados. Fue fenomenal. Me siento muy complacido”, comenta.

Este cargo representa un paso más en la vida profesional de Payare, pero es muy significativo, pues se trata de uno de los valores que guarda de su paso por El Sistema. “La voz del maestro Abreu está conmigo en todas partes. Fue un gran apoyo e inspiración. Uno puede escuchar su voz diciendo ‘sigue echándole pichón que las cosas se van a ir dando’. Él decía que cuando pasas a otro nivel la meta se hace cada vez más lejana y debes esforzarte más para obtener la excelencia artística”.

Al día siguiente del nombramiento, la orquesta tuvo el primer ensayo con su nuevo director. Pero Payare ya había trabajado con la Sinfónica de Montreal en 2018. “Fue una conexión muy bonita. Mágica. De esas que simplemente pasan”, comenta sobre aquel  momento. Luego de la práctica, el 10 de enero, la orquesta debutó en vivo, en un concierto vía streaming. Dice haber vivido una experiencia grata porque sintió la energía de los músicos, pero rara a su vez porque, del otro lado, los asientos estaban vacíos. Para ese concierto interpretaron la Primera Sinfonía de Brahms, una composición que, al terminar en coda, pareciera ser una erupción musical y es seguida por una algazara de la audiencia.

Para ensayar en 2021 los músicos deben guardar dos metros entre sí y, los que puedan, utilizar tapabocas. De esa manera, los 60 profesionales se reúnen en la Maison Symphonique para ensayar las piezas que ha escogido el conductor. El primer domingo del año se presentaron en vivo, pero transmitido por plataformas digitales, y actualmente están en proceso de ensayos para un segundo concierto que grabarán antes de que Payare regrese a San Diego, donde continuará su temporada con la orquesta estadounidense.

“Ahora es cuando viene lo bueno, el cielo es el límite”, sentencia el músico cuando explica que este año comienza con la Orquesta Sinfónica de Montreal como director encargado (estará unas 5 o 6 semanas en septiembre) y en 2022 será cuando asuma el cargo de director. El calendario no está establecido porque la incertidumbre impera. Debe saber en qué condiciones realizará los conciertos: con o sin público, distancia entre los músicos e, incluso, cuán grande será la orquesta. Pero tiene algo claro: quiere incluir música venezolana en el repertorio. Particularmente la de los maestros Antonio Estévez y Aldemaro Romero.

Los planes con la Orquesta Sinfónica de Montreal también incluyen ciclos de Mahler, Wagner, Beethoven y Tchaikovsky combinados con otras disciplinas como la actuación y la ópera. “Solamente de pensar en las posibilidades me vuelvo loco. Todo estará muy genial”, añade. En San Diego espera reencontrarse con la audiencia ya que allí se estarán realizando conciertos al aire libre y eso permite, hasta cierto punto, reunirse. También, en California se está terminando de construir The Shell, una concha acústica ubicada cerca del mar donde la brisa, y todas las medidas sanitarias, podrían permitir el disfrute de la música en vivo.

A pesar de que a partir de este año estará anclado a dos ciudades diferentes, Payare confía en que los tiempos en Canadá y Estados Unidos no chocarán. Es decir, en una estará entre 14 y 16 semanas al año y con la otra 10 semanas. Antes, cuando solo estaba encargado de la Sinfónica de San Diego, ya era ágil con el manejo del tiempo: viajaba constantemente a otros países como conductor invitado. Además, su esposa también se presenta con grandes orquestas alrededor del mundo.

Seguir leyendo en https://www.elnacional.com/entretenimiento/la-energia-de-rafael-payare-se-sube-al-podio-de-la-sinfonica-de-montreal/

Fuente EL NACIONAL

Populares

El caso de los permisos venezolanos suma 23 detenidos más en Málaga

La operación Driver lleva ya cuatro fases, con casi dos millares de carnés interceptados La operación Loki no es la única operación contra los carnés...

Orquesta Sinfónica Venezuela volverá a los escenarios este 31-J

La Orquesta Sinfónica Venezuela ofrecerá un concierto el próximo 31 de julio, en lo que representará su regreso a los escenarios en medio de la...

Descubre cuál es el origen de la arepa con «El arepólogo»

Son muchas las historias que hay alrededor del origen de la arepa, un planto que no puede faltar en la mesa de los venezolanos y...

«Especial», de Ignacio Marquez se impone en el XVII Festival del Cine Venezolano

El filme, que protagoniza un actor con síndrome de Down, recibió ocho galardones, incluidos los de Mejor Película y Mejor Director. "Dirección opuesta", de...