South-Cargo2
Inicio Destacados Jaime Ballestas: “El humor es un salvavidas contra el peso de las...

Jaime Ballestas: “El humor es un salvavidas contra el peso de las tragedias”

Desde finales de los setenta, el escritor no ha dejado de publicar historias en las que desmonta y crítica los problemas de la sociedad

Mario Morenza

Jaime Ballestas, alineado a su vocación de coleccionista, ha acumulado numerosos roles. Escritor, cuentista, novelista, columnista, inventor, fotógrafo, abogado, editor, antólogo y viajero suelen ser los oficios que se enumeran en las contraportadas de sus libros. Como narrador de ficciones firma sus obras con un seudónimo paradigmático, que con las décadas se ha convertido en la marca registrada de su genuino sello humorístico: Otrova Gomas.

En los últimos tiempos, su actividad en las redes ha sido constante. Como consecuencia directa de esto encontramos a Ballestas en el top ten de los escritores venezolanos con más seguidores en Twitter. En esa red social reflexiona sobre el mundo mientras que en Instagram alimenta una galería que ya suma más de cinco mil imágenes captadas con su ojo fotográfico.

Desde finales de los setenta, Jaime Ballestas no ha dejado de publicar historias en las que desmonta y crítica los problemas de la sociedad. En esta entrevista exclusiva para El Diario, el escritor nos comparte su visión acerca del humor, la actualidad y este inquietante 2020.

El escritor Hipólito Navarro recientemente señaló en una entrevista que el humor lo “ha hecho estar en el mundo de otra forma” y lleva “toda la vida peleando contra la solemnidad”. Me gustaría saber, ¿cómo usted define el humor y en qué medida lo ha ayudado a estar en el mundo?

—Coincido con él. El humor es una suerte de salvavidas, el arma perfecta contra el rigor y el peso de las tragedias. Su magia radica en que al develarse de una manera ocurrente las fallas que se esconden tras una realidad, surge lo cómico y hace que la solemnidad o la mentira se desmoronen. Para desenmascarar lo negativo de las situaciones intimistas, angustias o temas cotidianos, el humorista produce la risa mostrando lo descabellado de su naturaleza. Obviamente, no todos reímos de lo mismo, un chiste puede ser una broma de mal gusto para los que se esconden tras las mixtificaciones y se protegen con sus artificios.

Personalmente, yo me he reído mucho, tanto en los tiempos de mi primera juventud con aquellos grandes humoristas españoles como Álvaro de Laiglesia, Enrique Jardiel Poncela y sus revistas, al igual que con maravillosos caricaturistas, o genios como Woody Allen e, incluso, hasta de mí mismo cuando escribo algunas locuras y revelaciones demasiado surrealistas.

Creo que me ha hecho bien porque hasta ahora gozo de buena salud; no hay que olvidar que la ciencia médica siempre ha considerado a la risa como una pastilla saludable y sin contraindicaciones, y eso desde la época de los grandes autores del teatro griego, como Aristófanes, Cratino, Eupólis, entre otros.

Solo debo acotarte que aunque la risa ayuda a pasarla mejor, hay muchas otras cosas que también colaboran, como es el caso de la solidaridad, la música, la aventura, la lectura, el estudio o la reflexión filosófica inteligente. Todas hacen más llevadero ese extraño viaje que emprendemos desde la nada hacia la nada.

¿Y qué clase de humor prescribirías a la humanidad en estos tiempos? ¿Humor negro, parodia, ironía?

—El humor no tiene tiempos. Él es un proceso de descubrimiento de lo que se oculta detrás del mal, el error o el absurdo sea cual sea el tiempo y el espacio en que se producen, y allí reside su encanto; es una desvaloración que tiene un rito y una mecánica: romper el equilibrio que se ha montado en nuestra conciencia sobre algo, y eso se logra invirtiendo los falsos valores y mostrando lo que se ocultaba tras la cortina. El territorio es grande y suena a filosofía, pero como no hay verdades absolutas sino mentiras mejor o peor montadas, para hacer humor de lo que ocurre en una época, solo hay que develar las mismas debilidades e incógnitas que existen desde que empezó la especie humana. A la larga, siempre son los mismos misterios: ¿qué somos?, ¿por qué vivimos?, ¿por qué morimos?, ¿de dónde venimos? Las angustias y los desconciertos son iguales. Claro, como la onda actual está tocando puntos medio terroríficos, en particular por las incertidumbres y el exceso de información masificada, lo ideal sería hacer un poco humor negro.

Sin duda, El caso de la araña de cinco patas es una novela de una vigencia incuestionable, donde se mezclan el humor negro y la novela negra. En ella leemos la sociedad venezolana de los ochenta, década en la que fue publicada, pero también leemos a la actual. De escribir una segunda parte, ¿cómo la plantearías? ¿Qué misterio tendría que resolver el audaz detective que la protagoniza?

—Es de mis libros favoritos, y yo diría que la segunda parte está en mi última novela: La cabalgata tenebrosa. El argumento es el siguiente: la corrupción está desatada en un país imaginario —que son muchos—, y es combatida, ya no por un detective, sino por un vengador altamente competente en ideas y estrategias para restablecer el orden moral.

De todas maneras, a lo mejor lo intento, si los chinos u otro país, hacen otro experimento de modificación genética con un virus más potente que nos mantenga confinados más tiempo, puede que eso me lo permita. Lo malo es que ya no queden lectores. De todas maneras, no sé si tendré el tiempo, porque tengo varios proyectos en marcha. Tengo un semillero de ideas para otra novela tan particular como …la araña de cinco patas, lo malo, son los años que se me acumulan, y tú sabes, como escritor, que los libros no solo son semillas, requieren siembra, germinación, riego, cultivo y luego la cosecha.

Jaime Ballestas ha publicado tres novelas: El terrorista (1982), El caso de la araña de cinco patas (1984) y La cabalgata tenebrosa (2016)
El autor ha publicado tres novelas: El terrorista (1982), El caso de la araña de cinco patas (1984) y La cabalgata tenebrosa (2016)

En tu novela El terrorista y en la colección de biografías apócrifas Manual para reaccionarios cuestionas y desarmas dos ideologías opuestas desde el humor: en la novela el protagonista quiere acabar con el “capitalismo salvaje” y en el libro de relatos, tus personajes reflexionan sobre cómo borrar definitivamente del mapa al comunismo. Treinta años después de la publicación de estos libros, ambas ideologías siguen en pugna, qué nuevos caminos, ya cómo filósofo, hombre de leyes, ciudadano, contemplas para el futuro del país.

El terrorista siempre fue un libro anticomunista, y antiterrorista. Aunque realmente es una danza de locuras alrededor de varios de los países que conocí en esos años. Yo nunca fui un extremista de izquierda. Como todo joven que se respete, en mis días de estudiante fui izquierdoso, pero a lo URD, que tenía más tonos de centroizquierda que de rojos, rojitos o rosados. No creo en sistemas sociopolíticos perfectos y menos en los comunistas, como lo demostró la historia.

A Venezuela es difícil predecirle un futuro porque el daño ocasionado por la banda drogo-cubana es indescriptible. Fue el ensañamiento demoledor usando todos los antivalores disponibles en los catálogos del infierno. Yo no lo veré si es algo bueno. La reconstrucción debe ser total y para ello se requieren muchos años, y hay tres graves impedimentos: la falta de jóvenes preparados, la delincuencia sembrada en todos los niveles y nuestra dependencia de la minería, en particular en esta época, en que esta se acaba o se acaba la vida humana en el planeta.

¿Cómo has sobrellevado este 2020? ¿Cómo ha sido tu relación con la filosofía y la literatura? ¿Con la escritura y la fotografía? ¿Con las redes y las leyes?

Me da cierta vergüenza decirlo, pero, fuera de la profesión de abogado, que abandoné hace 20 años porque en el país se acabó con la ley y lo que quedaba de justicia; hasta ahora, me fue bien. Fortalecí mi presencia en las redes sociales y terminé tres libros: uno Herencias y testamentos, casos de sucesiones reales e increíbles, el cual iba a ser editado en España pero el Coronavirus lo impidió; el segundo es de filosofía: Veinte filósofos y su concepción de la Muerte, que acabo de terminar y el tercero es una antología de trabajos de humor. Si sigue la prisión vírica a lo mejor hasta término mi autobiografía, que ya empecé, pero me da pena.

Algunos de los libros de relatos de Jaime Ballestas
Algunos de los libros de relatos de Jaime Ballestas

Seguir leyendo en https://eldiario.com/2020/09/30/jaime-ballestas-humor-salvavidas-tragedias/

Populares

Ridery, el «plan país» de Gerson Gómez y Ramón Rodríguez para poner en marcha a Venezuela

Con más de 2.000 vehículos activos en 5 ciudades del país y más de 200 mil usuarios registrados en su plataforma digital, el negocio...

Bienmesabe Sucre: el restaurante en Bolivia que destaca con arepas veganas

Bienmesabe Sucre es un emprendimiento que nace de la pasión por la cocina y la nostalgia de Thelma Rivera, una venezolana que extraña cada...

Juegos y criptomonedas, nuevas formas de trabajo en Venezuela ¿Son rentables?

En Venezuela, algunas personas han incursionado en los llamados juegos NFT, basados en la tecnología blockchain, como una forma alterna de ahorro o inversión...

La Vinotinto de fútbol sala se alista para el partido de octavos de final

El equipo venezolano de fútbol sala se prepara para el partido de octavos de final del Mundial que se celebra en Lituania. Publicaron algunas fotografías en...
- PUBLICIDAD -

Jaime Ballestas: “El humor es un salvavidas contra el peso de las tragedias”

Desde finales de los setenta, el escritor no ha dejado de publicar historias en las que desmonta y crítica los problemas de la sociedad

Mario Morenza

Jaime Ballestas, alineado a su vocación de coleccionista, ha acumulado numerosos roles. Escritor, cuentista, novelista, columnista, inventor, fotógrafo, abogado, editor, antólogo y viajero suelen ser los oficios que se enumeran en las contraportadas de sus libros. Como narrador de ficciones firma sus obras con un seudónimo paradigmático, que con las décadas se ha convertido en la marca registrada de su genuino sello humorístico: Otrova Gomas.

En los últimos tiempos, su actividad en las redes ha sido constante. Como consecuencia directa de esto encontramos a Ballestas en el top ten de los escritores venezolanos con más seguidores en Twitter. En esa red social reflexiona sobre el mundo mientras que en Instagram alimenta una galería que ya suma más de cinco mil imágenes captadas con su ojo fotográfico.

Desde finales de los setenta, Jaime Ballestas no ha dejado de publicar historias en las que desmonta y crítica los problemas de la sociedad. En esta entrevista exclusiva para El Diario, el escritor nos comparte su visión acerca del humor, la actualidad y este inquietante 2020.

El escritor Hipólito Navarro recientemente señaló en una entrevista que el humor lo “ha hecho estar en el mundo de otra forma” y lleva “toda la vida peleando contra la solemnidad”. Me gustaría saber, ¿cómo usted define el humor y en qué medida lo ha ayudado a estar en el mundo?

—Coincido con él. El humor es una suerte de salvavidas, el arma perfecta contra el rigor y el peso de las tragedias. Su magia radica en que al develarse de una manera ocurrente las fallas que se esconden tras una realidad, surge lo cómico y hace que la solemnidad o la mentira se desmoronen. Para desenmascarar lo negativo de las situaciones intimistas, angustias o temas cotidianos, el humorista produce la risa mostrando lo descabellado de su naturaleza. Obviamente, no todos reímos de lo mismo, un chiste puede ser una broma de mal gusto para los que se esconden tras las mixtificaciones y se protegen con sus artificios.

Personalmente, yo me he reído mucho, tanto en los tiempos de mi primera juventud con aquellos grandes humoristas españoles como Álvaro de Laiglesia, Enrique Jardiel Poncela y sus revistas, al igual que con maravillosos caricaturistas, o genios como Woody Allen e, incluso, hasta de mí mismo cuando escribo algunas locuras y revelaciones demasiado surrealistas.

Creo que me ha hecho bien porque hasta ahora gozo de buena salud; no hay que olvidar que la ciencia médica siempre ha considerado a la risa como una pastilla saludable y sin contraindicaciones, y eso desde la época de los grandes autores del teatro griego, como Aristófanes, Cratino, Eupólis, entre otros.

Solo debo acotarte que aunque la risa ayuda a pasarla mejor, hay muchas otras cosas que también colaboran, como es el caso de la solidaridad, la música, la aventura, la lectura, el estudio o la reflexión filosófica inteligente. Todas hacen más llevadero ese extraño viaje que emprendemos desde la nada hacia la nada.

¿Y qué clase de humor prescribirías a la humanidad en estos tiempos? ¿Humor negro, parodia, ironía?

—El humor no tiene tiempos. Él es un proceso de descubrimiento de lo que se oculta detrás del mal, el error o el absurdo sea cual sea el tiempo y el espacio en que se producen, y allí reside su encanto; es una desvaloración que tiene un rito y una mecánica: romper el equilibrio que se ha montado en nuestra conciencia sobre algo, y eso se logra invirtiendo los falsos valores y mostrando lo que se ocultaba tras la cortina. El territorio es grande y suena a filosofía, pero como no hay verdades absolutas sino mentiras mejor o peor montadas, para hacer humor de lo que ocurre en una época, solo hay que develar las mismas debilidades e incógnitas que existen desde que empezó la especie humana. A la larga, siempre son los mismos misterios: ¿qué somos?, ¿por qué vivimos?, ¿por qué morimos?, ¿de dónde venimos? Las angustias y los desconciertos son iguales. Claro, como la onda actual está tocando puntos medio terroríficos, en particular por las incertidumbres y el exceso de información masificada, lo ideal sería hacer un poco humor negro.

Sin duda, El caso de la araña de cinco patas es una novela de una vigencia incuestionable, donde se mezclan el humor negro y la novela negra. En ella leemos la sociedad venezolana de los ochenta, década en la que fue publicada, pero también leemos a la actual. De escribir una segunda parte, ¿cómo la plantearías? ¿Qué misterio tendría que resolver el audaz detective que la protagoniza?

—Es de mis libros favoritos, y yo diría que la segunda parte está en mi última novela: La cabalgata tenebrosa. El argumento es el siguiente: la corrupción está desatada en un país imaginario —que son muchos—, y es combatida, ya no por un detective, sino por un vengador altamente competente en ideas y estrategias para restablecer el orden moral.

De todas maneras, a lo mejor lo intento, si los chinos u otro país, hacen otro experimento de modificación genética con un virus más potente que nos mantenga confinados más tiempo, puede que eso me lo permita. Lo malo es que ya no queden lectores. De todas maneras, no sé si tendré el tiempo, porque tengo varios proyectos en marcha. Tengo un semillero de ideas para otra novela tan particular como …la araña de cinco patas, lo malo, son los años que se me acumulan, y tú sabes, como escritor, que los libros no solo son semillas, requieren siembra, germinación, riego, cultivo y luego la cosecha.

Jaime Ballestas ha publicado tres novelas: El terrorista (1982), El caso de la araña de cinco patas (1984) y La cabalgata tenebrosa (2016)
El autor ha publicado tres novelas: El terrorista (1982), El caso de la araña de cinco patas (1984) y La cabalgata tenebrosa (2016)

En tu novela El terrorista y en la colección de biografías apócrifas Manual para reaccionarios cuestionas y desarmas dos ideologías opuestas desde el humor: en la novela el protagonista quiere acabar con el “capitalismo salvaje” y en el libro de relatos, tus personajes reflexionan sobre cómo borrar definitivamente del mapa al comunismo. Treinta años después de la publicación de estos libros, ambas ideologías siguen en pugna, qué nuevos caminos, ya cómo filósofo, hombre de leyes, ciudadano, contemplas para el futuro del país.

El terrorista siempre fue un libro anticomunista, y antiterrorista. Aunque realmente es una danza de locuras alrededor de varios de los países que conocí en esos años. Yo nunca fui un extremista de izquierda. Como todo joven que se respete, en mis días de estudiante fui izquierdoso, pero a lo URD, que tenía más tonos de centroizquierda que de rojos, rojitos o rosados. No creo en sistemas sociopolíticos perfectos y menos en los comunistas, como lo demostró la historia.

A Venezuela es difícil predecirle un futuro porque el daño ocasionado por la banda drogo-cubana es indescriptible. Fue el ensañamiento demoledor usando todos los antivalores disponibles en los catálogos del infierno. Yo no lo veré si es algo bueno. La reconstrucción debe ser total y para ello se requieren muchos años, y hay tres graves impedimentos: la falta de jóvenes preparados, la delincuencia sembrada en todos los niveles y nuestra dependencia de la minería, en particular en esta época, en que esta se acaba o se acaba la vida humana en el planeta.

¿Cómo has sobrellevado este 2020? ¿Cómo ha sido tu relación con la filosofía y la literatura? ¿Con la escritura y la fotografía? ¿Con las redes y las leyes?

Me da cierta vergüenza decirlo, pero, fuera de la profesión de abogado, que abandoné hace 20 años porque en el país se acabó con la ley y lo que quedaba de justicia; hasta ahora, me fue bien. Fortalecí mi presencia en las redes sociales y terminé tres libros: uno Herencias y testamentos, casos de sucesiones reales e increíbles, el cual iba a ser editado en España pero el Coronavirus lo impidió; el segundo es de filosofía: Veinte filósofos y su concepción de la Muerte, que acabo de terminar y el tercero es una antología de trabajos de humor. Si sigue la prisión vírica a lo mejor hasta término mi autobiografía, que ya empecé, pero me da pena.

Algunos de los libros de relatos de Jaime Ballestas
Algunos de los libros de relatos de Jaime Ballestas

Seguir leyendo en https://eldiario.com/2020/09/30/jaime-ballestas-humor-salvavidas-tragedias/

Populares

Ridery, el «plan país» de Gerson Gómez y Ramón Rodríguez para poner en marcha a Venezuela

Con más de 2.000 vehículos activos en 5 ciudades del país y más de 200 mil usuarios registrados en su plataforma digital, el negocio...

Bienmesabe Sucre: el restaurante en Bolivia que destaca con arepas veganas

Bienmesabe Sucre es un emprendimiento que nace de la pasión por la cocina y la nostalgia de Thelma Rivera, una venezolana que extraña cada...

Juegos y criptomonedas, nuevas formas de trabajo en Venezuela ¿Son rentables?

En Venezuela, algunas personas han incursionado en los llamados juegos NFT, basados en la tecnología blockchain, como una forma alterna de ahorro o inversión...

La Vinotinto de fútbol sala se alista para el partido de octavos de final

El equipo venezolano de fútbol sala se prepara para el partido de octavos de final del Mundial que se celebra en Lituania. Publicaron algunas fotografías en...