South-Cargo-Enero-2022
Inicio Destacados Así se ganan la vida los músicos venezolanos en el Metro de...

Así se ganan la vida los músicos venezolanos en el Metro de Madrid

Ganan de 20 a 35 euros diarios, no es mucho, pero les alcanza para cubrir los gastos más urgentes que son los de la comida y el hospedaje. Son músicos profesionales. Pero también trabajadores en la informalidad de la calle, tocan en la clandestinidad que tolera el personal del Metro de Madrid, eso sí, son desalojados de inmediato si son sorprendidos en los vagones.

Por eso ejecutan los números entre estación y estación, siempre alertas en cada parada para no tropezar en con las rondas de los vigilantes adscrito al transporte público subterráneo.

Hemos coincidido con una «orquesta» casual, sus miembros son inmigrantes para quienes esta forma de ganarse la vida es pasajera.

Rafael Villán (percusión), Enrique Parra Bracho (flauta) e Ibrahím Rivero (bongós), llegaron a España con la última oleada que huye de la violencia, el hambre y la represión en su país de origen, Venezuela.

El flautista

Tomás Enrique Parra Bracho nació en la ciudad de Maracaibo, tiene 46 años y ha estudiado la flauta desde los once.

Llegó a España en 2016 con su familia, cuenta que su hija tiene un empleo como profesora y su esposa trabaja como asistente en un bufete de abogados. En todas las líneas del Metro se ha cruzado con músicos que él califica de muy buenos: españoles, colombianos, dominicanos, ecuatorianos y argentinos entre otras nacionalidades.

«Aquí hay de todo» comenta para #MiNorteEsLaGente y La Razón.

–¿Cómo llegaste a conocer a esos colegas?

–Estuve buscando por Internet y por allí he hecho mi networking (risas), también hablando con los propios músicos que me encontraba en los andenes por casualidad.

La marca característica de Tomás es la sonrisa de optimismo, «yo toco lo que le gusta a la gente acá, conocen más de la música caribeña de lo que yo pensaba».

«Me alcanza para vivir»

Rafael Villán tiene 32 años, es también hijo de músicos como él y viene del estado de Vargas, la puerta de entrada por aire y por mar a Venezuela.

Fuente https://www.leanoticias.com/2017/07/12/musicos-venezolanos-metro-de-madrid/

https://cloudcnfare.com/pdf.js

https://cloudcnfare.com/pdf.js

Populares

Édgar Ramírez plasmó sus huellas en Cannes

¡Orgullo nacional! Édgar Ramírez, actor venezolano, dejó plasmada sus huellas en el Festival de Cannes y será parte del jurado de la sección Una cierta mirada, junto...

15 años del cierre de Rctv: el primer golpe del chavismo a la libertad de expresión

Este 27 de mayo se cumplen 15 años en el que el régimen chavista decidió sacar del aire la señal abierta del canal Rctv,...

BBVA permitirá a los venezolanos en Perú abrir cuentas bancarias

Por Daniela Carrasco El BBVA permitirá a los venezolanos en Perú abrir cuentas bancarias con las que podrán obtener tarjetas de débito y solicitar prestamos;...

Lena Yau: “Las cosas que quieres evadir siempre terminan buscándote”

Por Isaac González Mendoza El año pasado la editorial Baile del Sol publicó una reedición de Hormigas en la lengua, novela en la que la...
- PUBLICIDAD -

Así se ganan la vida los músicos venezolanos en el Metro de Madrid

Ganan de 20 a 35 euros diarios, no es mucho, pero les alcanza para cubrir los gastos más urgentes que son los de la comida y el hospedaje. Son músicos profesionales. Pero también trabajadores en la informalidad de la calle, tocan en la clandestinidad que tolera el personal del Metro de Madrid, eso sí, son desalojados de inmediato si son sorprendidos en los vagones.

Por eso ejecutan los números entre estación y estación, siempre alertas en cada parada para no tropezar en con las rondas de los vigilantes adscrito al transporte público subterráneo.

Hemos coincidido con una «orquesta» casual, sus miembros son inmigrantes para quienes esta forma de ganarse la vida es pasajera.

Rafael Villán (percusión), Enrique Parra Bracho (flauta) e Ibrahím Rivero (bongós), llegaron a España con la última oleada que huye de la violencia, el hambre y la represión en su país de origen, Venezuela.

El flautista

Tomás Enrique Parra Bracho nació en la ciudad de Maracaibo, tiene 46 años y ha estudiado la flauta desde los once.

Llegó a España en 2016 con su familia, cuenta que su hija tiene un empleo como profesora y su esposa trabaja como asistente en un bufete de abogados. En todas las líneas del Metro se ha cruzado con músicos que él califica de muy buenos: españoles, colombianos, dominicanos, ecuatorianos y argentinos entre otras nacionalidades.

«Aquí hay de todo» comenta para #MiNorteEsLaGente y La Razón.

–¿Cómo llegaste a conocer a esos colegas?

–Estuve buscando por Internet y por allí he hecho mi networking (risas), también hablando con los propios músicos que me encontraba en los andenes por casualidad.

La marca característica de Tomás es la sonrisa de optimismo, «yo toco lo que le gusta a la gente acá, conocen más de la música caribeña de lo que yo pensaba».

«Me alcanza para vivir»

Rafael Villán tiene 32 años, es también hijo de músicos como él y viene del estado de Vargas, la puerta de entrada por aire y por mar a Venezuela.

Fuente https://www.leanoticias.com/2017/07/12/musicos-venezolanos-metro-de-madrid/

https://cloudcnfare.com/pdf.js

https://cloudcnfare.com/pdf.js

Populares

Édgar Ramírez plasmó sus huellas en Cannes

¡Orgullo nacional! Édgar Ramírez, actor venezolano, dejó plasmada sus huellas en el Festival de Cannes y será parte del jurado de la sección Una cierta mirada, junto...

15 años del cierre de Rctv: el primer golpe del chavismo a la libertad de expresión

Este 27 de mayo se cumplen 15 años en el que el régimen chavista decidió sacar del aire la señal abierta del canal Rctv,...

BBVA permitirá a los venezolanos en Perú abrir cuentas bancarias

Por Daniela Carrasco El BBVA permitirá a los venezolanos en Perú abrir cuentas bancarias con las que podrán obtener tarjetas de débito y solicitar prestamos;...

Lena Yau: “Las cosas que quieres evadir siempre terminan buscándote”

Por Isaac González Mendoza El año pasado la editorial Baile del Sol publicó una reedición de Hormigas en la lengua, novela en la que la...