South-Cargo2
Inicio Gastronomía Un manjar venezolano en la calle Florida

Un manjar venezolano en la calle Florida

Horacio Convertini 

Calle Florida, un día de semana, diez y media de la mañana. Es primavera y los arbolitos que florecen en la soleada peatonal hablan un lenguaje que consta de apenas tres palabras: cambio, change, troco. Es lo único que se escucha en una percusión que agobia, además de las frenadas y escapes de moto que irrumpen desde las transversales como un mal viento. Hasta que una palabra distinta, muy distinta, capta de la atención del caminante.

Esa palabra es “arepa”. La pronuncia casi con timidez un muchacho alto que está apoyado contra una pared de Florida al 300. Tiene una heladerita de camping a sus pies. Arepa es la comida típica de los venezolanos, un plato de toda hora y para toda circunstancia: una masa de harina de maíz que se abre al medio y se rellena con cualquier cosa.

Una de sus variantes, La Reina Pepiada, que lleva pollo, mayonesa y mil ingredientes más, es un viaje de ida. La presencia de un arepero ambulante en el corazón porteño, por ahora en solitario, es probablemente la señal más fuerte de la masividad de una inmigración, la venezolana, que le está agregando un nuevo matiz a la Ciudad.

Lleva a pensar en aquellos italianos que voceaban su oferta de fainá. O, más acá en el tiempo, en cómo ha permeado la comida peruana, tanto en el nicho gourmet como en los bodegones populares. La inmigración aporta colores, tonos, sabores. Mezcla, enriquece.

Y el caminante, que alguna vez se rindió a una Reina Pepiada de Caracas, siente la felicidad de saber que el reencuentro con ese placer ahora está mucho más cerca.

Fuente https://www.clarin.com/opinion/manjar-venezolano-calle-florida_0_rJ21zRD0W.html

Populares

Chef venezolano figura en lista The Next 1000 de Forbes

La prestigiosa revista especializada en el mundo de los negocios y las finanzas incluyó a Enrique Limardo en un ranquin dedicado a emprendedores que...

«Aun conservamos nuestra casa»: venezolano en La Palma narra la erupción del volcán

Carlos Gutierrez Padron, migrante venezolano en La Palma, se resguarda junto a su familia mientras espera diariamente que su hogar no sea afectado por...

Londres, Estambul y Budapest en el grupo de ciudades interesadas en los JJOO 2036

Londres, Estambul, Yakarta, Budapest, Doha, Vladivostok y Wuhan forman parte del nutrido grupo de ciudades con ganas de organizar los Juegos Olímpicos del año...

Nobel de Literatura y Ciencias se entregarán en los países de los premiados

Debido a pandemia de covid-19, por segundo año consecutivo no habrá gala en Estocolmo, anunció la Fundación Nobel AFP Los ganadores del premio Nobel de Literatura y los de Física, Química, Economía y Medicina...
- PUBLICIDAD -

Un manjar venezolano en la calle Florida

Horacio Convertini 

Calle Florida, un día de semana, diez y media de la mañana. Es primavera y los arbolitos que florecen en la soleada peatonal hablan un lenguaje que consta de apenas tres palabras: cambio, change, troco. Es lo único que se escucha en una percusión que agobia, además de las frenadas y escapes de moto que irrumpen desde las transversales como un mal viento. Hasta que una palabra distinta, muy distinta, capta de la atención del caminante.

Esa palabra es “arepa”. La pronuncia casi con timidez un muchacho alto que está apoyado contra una pared de Florida al 300. Tiene una heladerita de camping a sus pies. Arepa es la comida típica de los venezolanos, un plato de toda hora y para toda circunstancia: una masa de harina de maíz que se abre al medio y se rellena con cualquier cosa.

Una de sus variantes, La Reina Pepiada, que lleva pollo, mayonesa y mil ingredientes más, es un viaje de ida. La presencia de un arepero ambulante en el corazón porteño, por ahora en solitario, es probablemente la señal más fuerte de la masividad de una inmigración, la venezolana, que le está agregando un nuevo matiz a la Ciudad.

Lleva a pensar en aquellos italianos que voceaban su oferta de fainá. O, más acá en el tiempo, en cómo ha permeado la comida peruana, tanto en el nicho gourmet como en los bodegones populares. La inmigración aporta colores, tonos, sabores. Mezcla, enriquece.

Y el caminante, que alguna vez se rindió a una Reina Pepiada de Caracas, siente la felicidad de saber que el reencuentro con ese placer ahora está mucho más cerca.

Fuente https://www.clarin.com/opinion/manjar-venezolano-calle-florida_0_rJ21zRD0W.html

Populares

Chef venezolano figura en lista The Next 1000 de Forbes

La prestigiosa revista especializada en el mundo de los negocios y las finanzas incluyó a Enrique Limardo en un ranquin dedicado a emprendedores que...

«Aun conservamos nuestra casa»: venezolano en La Palma narra la erupción del volcán

Carlos Gutierrez Padron, migrante venezolano en La Palma, se resguarda junto a su familia mientras espera diariamente que su hogar no sea afectado por...

Londres, Estambul y Budapest en el grupo de ciudades interesadas en los JJOO 2036

Londres, Estambul, Yakarta, Budapest, Doha, Vladivostok y Wuhan forman parte del nutrido grupo de ciudades con ganas de organizar los Juegos Olímpicos del año...

Nobel de Literatura y Ciencias se entregarán en los países de los premiados

Debido a pandemia de covid-19, por segundo año consecutivo no habrá gala en Estocolmo, anunció la Fundación Nobel AFP Los ganadores del premio Nobel de Literatura y los de Física, Química, Economía y Medicina...