South-Cargo-Enero-2022
Inicio Humor Claudio Nazoa: “Esto es increíble”

Claudio Nazoa: “Esto es increíble”

@claudionazoa

Al firmar un contrato, llevamos todas las de perder, a menos que el contrato, lo redactemos nosotros.

El otro día, me invitaron a un programa de entrevistas en un canal de cable. Antes de grabar, una bella muchacha de producción, con un papel en la mano y con voz inocente, me dijo:

-Sr. Claudio, firme aquí. Y no se preocupe, es la autorización…

Menos mal que leí el papel que con tanto cariño me traía. Sentí ganas de salir corriendo al percatarme del contenido de aquella diabólica autorización.

De firmar, no sólo me habría convertido en esclavo de la productora, sino que, además, habría perdido todo para siempre: familia, ideas, libros, casas, mujeres, mi título nobiliario de Barón de Maratea, todas las fotografías que tomé alguna vez en mi vida. ¡Toda vaina!

De firmar, habría sido inútil huir no sólo de Venezuela, sino del mundo e inclusive, hasta de otros planetas. Ya sabrán por qué.

De firmar aquel decreto de esclavitud eterna, estoy seguro de que jamás, de ninguna forma y por toda la eternidad, me liberaría.

Sudaba. Mis manos temblaban. Todo lo escuchaba en cámara lenta. Las antes bellas productoras, en mi mente atemorizada, se convirtieron en personajes del bar de la Guerra de las Galaxias. El pánico se apoderó de mí. Sentí que estaba a punto de ser secuestrado por alienígenas disfrazadas de humanos, quienes me tendieron una trampa que se activaría al firmar tan amañado documento.

Logré engañarlas. Les dije que al terminar de grabar, firmaría. En un descuido, les arranqué el papel y salí huyendo. Corrí a lo largo de la urbanización La Castellana (Ay, ya dije donde es sin querer), hasta que me sentí a salvo. Atrás de mí, escuchaba a las productoras gritando: firme… firme.

¿No me creen? ¿Piensan que exagero? Lean estos extractos: “…El productor y sus afiliados designados, sucesores, licenciatarios y cesionarios, podrán utilizar los derechos de autor, usar y re-usar, copiar, publicar, distribuir, editar, resumir, exhibir y de otra forma, utilizar a discreción mi nombre, (verdadero o ficticio), mi apariencia, persona, actuación, voz, fotos, información biográfica, identificación y declaraciones, por todos y cualesquiera métodos y en todas y cualesquiera maneras, ahora conocidas o que en el futuro se desarrollen, para la producción o cualquier otro programa a través del universo a perpetuidad. Otorgo todos los derechos, títulos e intereses de cualquier índole y naturaleza, a perpetuidad en todo el universo…”.

Increíble, pero cierto.

 

Populares

La soprano venezolana María Brea entre los 9 finalistas del Paris Opera Competition.

La soprano venezolana María Brea entre los 9 finalistas del Paris Opera Competition. Este sábado 22 de enero será el concierto final para seleccionar...

Deyna Castellanos defenderá este domingo el título de campeón del Atlético de Madrid de la Supercopa de España

Deyna Castellanos defenderá este domingo el título de campeón del Atlético de Madrid de la Supercopa de España ante el FC Barcelona. El equipo...

España a la cabeza de las remesas a Venezuela en el año 2021

Un total de 2.300 millones de dólares en remesas enviaron venezolanos residenciados en el exterior a sus familiares en el país, según un estudio...

Ricardo Chaneton, el chef venezolano que conquista Hong Kong y recibe estrella Michelin

Por Alejandra Oraa El chef venezolano Ricardo Chaneton conquista Hong Kong con sabores latinos. El ganador de una estrella Michelin cuenta el poder de la...
- PUBLICIDAD -

Claudio Nazoa: “Esto es increíble”

@claudionazoa

Al firmar un contrato, llevamos todas las de perder, a menos que el contrato, lo redactemos nosotros.

El otro día, me invitaron a un programa de entrevistas en un canal de cable. Antes de grabar, una bella muchacha de producción, con un papel en la mano y con voz inocente, me dijo:

-Sr. Claudio, firme aquí. Y no se preocupe, es la autorización…

Menos mal que leí el papel que con tanto cariño me traía. Sentí ganas de salir corriendo al percatarme del contenido de aquella diabólica autorización.

De firmar, no sólo me habría convertido en esclavo de la productora, sino que, además, habría perdido todo para siempre: familia, ideas, libros, casas, mujeres, mi título nobiliario de Barón de Maratea, todas las fotografías que tomé alguna vez en mi vida. ¡Toda vaina!

De firmar, habría sido inútil huir no sólo de Venezuela, sino del mundo e inclusive, hasta de otros planetas. Ya sabrán por qué.

De firmar aquel decreto de esclavitud eterna, estoy seguro de que jamás, de ninguna forma y por toda la eternidad, me liberaría.

Sudaba. Mis manos temblaban. Todo lo escuchaba en cámara lenta. Las antes bellas productoras, en mi mente atemorizada, se convirtieron en personajes del bar de la Guerra de las Galaxias. El pánico se apoderó de mí. Sentí que estaba a punto de ser secuestrado por alienígenas disfrazadas de humanos, quienes me tendieron una trampa que se activaría al firmar tan amañado documento.

Logré engañarlas. Les dije que al terminar de grabar, firmaría. En un descuido, les arranqué el papel y salí huyendo. Corrí a lo largo de la urbanización La Castellana (Ay, ya dije donde es sin querer), hasta que me sentí a salvo. Atrás de mí, escuchaba a las productoras gritando: firme… firme.

¿No me creen? ¿Piensan que exagero? Lean estos extractos: “…El productor y sus afiliados designados, sucesores, licenciatarios y cesionarios, podrán utilizar los derechos de autor, usar y re-usar, copiar, publicar, distribuir, editar, resumir, exhibir y de otra forma, utilizar a discreción mi nombre, (verdadero o ficticio), mi apariencia, persona, actuación, voz, fotos, información biográfica, identificación y declaraciones, por todos y cualesquiera métodos y en todas y cualesquiera maneras, ahora conocidas o que en el futuro se desarrollen, para la producción o cualquier otro programa a través del universo a perpetuidad. Otorgo todos los derechos, títulos e intereses de cualquier índole y naturaleza, a perpetuidad en todo el universo…”.

Increíble, pero cierto.

 

Populares

La soprano venezolana María Brea entre los 9 finalistas del Paris Opera Competition.

La soprano venezolana María Brea entre los 9 finalistas del Paris Opera Competition. Este sábado 22 de enero será el concierto final para seleccionar...

Deyna Castellanos defenderá este domingo el título de campeón del Atlético de Madrid de la Supercopa de España

Deyna Castellanos defenderá este domingo el título de campeón del Atlético de Madrid de la Supercopa de España ante el FC Barcelona. El equipo...

España a la cabeza de las remesas a Venezuela en el año 2021

Un total de 2.300 millones de dólares en remesas enviaron venezolanos residenciados en el exterior a sus familiares en el país, según un estudio...

Ricardo Chaneton, el chef venezolano que conquista Hong Kong y recibe estrella Michelin

Por Alejandra Oraa El chef venezolano Ricardo Chaneton conquista Hong Kong con sabores latinos. El ganador de una estrella Michelin cuenta el poder de la...