South-Cargo-Enero-2022
Inicio Humor La “Inocente navidad” de Claudio Nazoa

La “Inocente navidad” de Claudio Nazoa

 

En diciembre del año pasado, mi esposa, mis 2 hijos y Tania Sarabia, quien no quiere salir con nadie por mojigata, estábamos en casa de un amigo. Todo era de lujo y ni hablar de la amabilidad del anfitrión.

El Profesor Alberto Soria y su familia llegaron al rato. Me alegré porque ser humano tan exquisito, de sangre azul y tan excéntrico, pasara ese día de los inocentes con nosotros.

Con algarabía entraron sus 7 nietos. Traían juguetes diabólicos: arcos y flechas, un megáfono, pinturas de aerosol, dardos y un juego de bolas criollas.

No había transcurrido una hora cuando llegó el filósofo John Aizpúrua acompañado por su hermosa esposa Yllanú y por su hijo. Ellos se sentaron junto a mí a degustar la champaña que Luis Rafael, el mayordomo, había descorchado.

El caso es que a las diez de la noche, el profesor Soria salió del cuarto como una lechuga mientras que Aizpúrua, Yllanú, Tania y yo, terminábamos la sexta botella de Moët Chandon y la segunda de Ponche Crema.

Aterrados y medio prendidos, nos dimos cuenta de que el actor Rafael Romero acababa de llegar con unas insípidas hallacas vegetarianas y con una jarrota de jugo de lechosa sin azúcar.

Soria, al mirar nuestro deplorable estado, dijo:

-¡Buenas noches…! Hay que ser bien chusma para emborracharse con champaña y ponche crema ligado –enfático y ofuscado, añadió- y con respecto a estas hallacas vegetarianas ¡Por Dios! ¿Quién trajo esto?

Todos miramos a Rafael quien, con una mezcolanza de temor y vergüenza, respondió tímidamente: lo hago por ustedes. El cochino y el licor hacen daño.

Entretanto mi hijo mayor se emborrachó con anís El Mono y se bañó desnudo en la piscina. Mi hija tropezó y vació sobre Soria su jugo de lechosa. El hijo de Aizpúrua lanzó dardos sobre una pintura original de Jacobo Borges y a Tania la descubrimos besándose con Luis Rafael, el mayordomo.

Por los nervios ante tamaño desastre, al anfitrión le subió peligrosamente la tensión y se fue con toda su familia a una clínica, dejando aquel infierno prendido.

Enratonados, Aizpúrua y yo amanecimos en la piscina entre Atamel y café negro. Por su parte Rafael Romero, en posición de loto, escuchaba música hindú sin dejar de hablar mal del licor.

El profesor Soria, indignado, se dispuso a huir de aquel aquelarre mientras sentenciaba:

-Por menos, Dios destruyó a Sodoma y Gomorra…

Tania, zarataca, susurró:

-¡Aaaah, pues….! ¿Y éste no fue el que escribió un libro titulado: Permiso para Pecar…?

Claudio Nazoa

 

Populares

Más de 6 mil pasaportes y prórrogas llegaron a Madrid

La lista de los pasaportes disponibles está publicada en la web del Consulado de Venezuela en Madrid El Consulado de Venezuela en Madrid recibió de...

Wilfrido Vargas: Venezuela se había convertido en una necesidad para mi

Wilfrido Vargas, cantautor y músico dominicano regresó a Venezuela luego de una década para presentar su show «In Concert 80» junto a la venezolana...

Los venezolanos en España se organizan para pedir que se abra el registro electoral

Los venezolanos en el exilio no renuncian a sus derechos políticos y en vista de que la dictadura de Nicolás Maduro enfila sus esfuerzos...

Así se preparan las arepas venezolanas de reina pepiada

Se te hará la boca agua con estas arepas de relleno cremoso a base de pollo desmechado y aguacate, perfectas para el verano. La reina...
- PUBLICIDAD -

La “Inocente navidad” de Claudio Nazoa

 

En diciembre del año pasado, mi esposa, mis 2 hijos y Tania Sarabia, quien no quiere salir con nadie por mojigata, estábamos en casa de un amigo. Todo era de lujo y ni hablar de la amabilidad del anfitrión.

El Profesor Alberto Soria y su familia llegaron al rato. Me alegré porque ser humano tan exquisito, de sangre azul y tan excéntrico, pasara ese día de los inocentes con nosotros.

Con algarabía entraron sus 7 nietos. Traían juguetes diabólicos: arcos y flechas, un megáfono, pinturas de aerosol, dardos y un juego de bolas criollas.

No había transcurrido una hora cuando llegó el filósofo John Aizpúrua acompañado por su hermosa esposa Yllanú y por su hijo. Ellos se sentaron junto a mí a degustar la champaña que Luis Rafael, el mayordomo, había descorchado.

El caso es que a las diez de la noche, el profesor Soria salió del cuarto como una lechuga mientras que Aizpúrua, Yllanú, Tania y yo, terminábamos la sexta botella de Moët Chandon y la segunda de Ponche Crema.

Aterrados y medio prendidos, nos dimos cuenta de que el actor Rafael Romero acababa de llegar con unas insípidas hallacas vegetarianas y con una jarrota de jugo de lechosa sin azúcar.

Soria, al mirar nuestro deplorable estado, dijo:

-¡Buenas noches…! Hay que ser bien chusma para emborracharse con champaña y ponche crema ligado –enfático y ofuscado, añadió- y con respecto a estas hallacas vegetarianas ¡Por Dios! ¿Quién trajo esto?

Todos miramos a Rafael quien, con una mezcolanza de temor y vergüenza, respondió tímidamente: lo hago por ustedes. El cochino y el licor hacen daño.

Entretanto mi hijo mayor se emborrachó con anís El Mono y se bañó desnudo en la piscina. Mi hija tropezó y vació sobre Soria su jugo de lechosa. El hijo de Aizpúrua lanzó dardos sobre una pintura original de Jacobo Borges y a Tania la descubrimos besándose con Luis Rafael, el mayordomo.

Por los nervios ante tamaño desastre, al anfitrión le subió peligrosamente la tensión y se fue con toda su familia a una clínica, dejando aquel infierno prendido.

Enratonados, Aizpúrua y yo amanecimos en la piscina entre Atamel y café negro. Por su parte Rafael Romero, en posición de loto, escuchaba música hindú sin dejar de hablar mal del licor.

El profesor Soria, indignado, se dispuso a huir de aquel aquelarre mientras sentenciaba:

-Por menos, Dios destruyó a Sodoma y Gomorra…

Tania, zarataca, susurró:

-¡Aaaah, pues….! ¿Y éste no fue el que escribió un libro titulado: Permiso para Pecar…?

Claudio Nazoa

 

Populares

Más de 6 mil pasaportes y prórrogas llegaron a Madrid

La lista de los pasaportes disponibles está publicada en la web del Consulado de Venezuela en Madrid El Consulado de Venezuela en Madrid recibió de...

Wilfrido Vargas: Venezuela se había convertido en una necesidad para mi

Wilfrido Vargas, cantautor y músico dominicano regresó a Venezuela luego de una década para presentar su show «In Concert 80» junto a la venezolana...

Los venezolanos en España se organizan para pedir que se abra el registro electoral

Los venezolanos en el exilio no renuncian a sus derechos políticos y en vista de que la dictadura de Nicolás Maduro enfila sus esfuerzos...

Así se preparan las arepas venezolanas de reina pepiada

Se te hará la boca agua con estas arepas de relleno cremoso a base de pollo desmechado y aguacate, perfectas para el verano. La reina...