South-Cargo2
Inicio Política Magnisuicidio por Laureano Marquez

Magnisuicidio por Laureano Marquez

chavismo-acusa-opositora-embajador-eeuu-tramar-magnicidio-maduro_1_2086176

No es nada casual que le escenario escogido sea el Teatro Nacional. De hace buen tiempo a esta parte, casi todas las acciones de gobierno se presentan en teatros, sutil anuncio que que lo que va a ver usted allí es pura ficción. La obra se llama «magnicidio con golpe militar», un recurso propio del espectáculo, el de unir en una sola representación dos proyectos teatrales que han sido cada uno individualmente exitoso. El hecho de que se nos diga que lo que se prepara es un magnicidio con golpe (como quien dice quirpa con chipola), recuerda inevitablemente al viejo chiste del tipo al que se le murió la suegra y preguntado por el empleado de la funeraria acerca de si prefería entierro o cremación, él responde: «las dos cosas por sí acaso».

“¿Qué demócrata, qué cristiano está de acuerdo con un baño de sangre? Él (Tarre). ¿Qué demócrata o cristiano está de acuerdo con magnicidio? Ella (María Corina Machado) y él (Gustavo Tarre). ¿Qué venezolano, qué ser humano está de acuerdo con la violencia, con el asesinato de hermanos? Ella y él”. Esto, sin duda es un fragmento del del monólogo de Pío Miranda en «el día que me quieras» del inolvidable Cabrujas, que se quedó flotando por ahí, en algún rincón del teatro y decidió, como un fantasma, salir hace dos días. Que nuestros magnicidas pongan por escrito sus planes los convierte en una especie de reencarnacion de Peter Seller en sus mejores momentos de la Pantera Rosa». Acusado Tarre de magnicida, es inevitable imaginarlo, como Tom Cruise en Mission Impossible, con licra negra ceñida al cuerpo corriendo en la noche por los tejados de Miraflores, sin romper una teja y descolgándose al patio central, el de la fuentecita, con un sistema de cuerdas con poleas y freno incorporado que le detiene a un centímetro del piso, justo antes de que se activen las poderosas alarmas láser que -simulando telas de araña- protegen de pisadas indeseadas el suelo nocturno del patio central de la casona de misia Jacinta. Mientras, Maria Corina, cual lady speed stick de la vida, se lanza en rapel desde aquella famosa esquinita de la azotea del Palacio Blanco y su axila – sin una gota de sudor, ni un atisbo de mal olor- va a dar a la cara atónita de Tarre. Mientras, desde El Calvario, Diego Arría, con binoculares nocturnos de alta definición contempla la escena. Toma su celular y le envía un mensaje al embajador de Estados Unidos en Colombia: «ya los magnicidas llegaron al Palacio»… «¿cuál Palacio?», responde el otro distraído en la madrugada…»gua, ¿cuál va a ser?, el de Miraflores…¿no te acuerdas pues lo que hablamos?» …»oh, yes yes, el magnicidio, si jaja, que cabezo el mío». El otro mensaje de Diego es para Eligio….»transfiere más real que ya están adentro». Con la precaria situación económica del país, a los terroristas no les aprobaron a tiempo Sicad II para comprar las armas y hubo que recurrir a financiamiento externo…¿quien eligio al financista? Nadie lo sabe, pero lo cierto es que el dijo que no ponía ni medio hasta no tener la certeza de que estuvieran adentro porque el no iba a perder sus reales otra vez. El final de esta compleja operación es cuando -con todos los planes ejecutados exitosamente- aparece Salas Römer en cadena nacional de radio y televisión, montado en su caballo diciendo a cámara: «ahora sí que vamos a devolverle la alegría a Venezuela»

¿Magnicidio otra vez? ¿El intento fracasado número 13?… Por favor, el teatro tiene una infinidad de recursos. Camaradas, abran los ojos, aquí lo que hay es un magnisuicidio, es decir un suicidio de proporciones intergalácticas, supremas, inconmensurables, que abarca la economía, las instituciones, la salud, la seguridad, la educación y que si sigue así nos va a aniquilar a toditos.

Autor: Laureano Marquez

Populares

Visa para nómadas digitales: ¿qué es y cómo solicitarla?

El trabajo a distancia es parte de la nueva normalidad generada por la pandemia de COVID-19. Esta medida ha evolucionado y muchos países que...

Exembajador de España en Venezuela se niega a declarar por caso de desfalco a Pdvsa

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional acusa a los socios del ex embajador español en Venezuela, Raúl Morodo de...

Venezuela es el único país americano que se mantiene por cinco años entre los que España desaconseja visitar

El mapa de la peligrosidad en el mundo durante este 2021, realizado por el diario español ABC, refleja a Venezuela casi como el único punto...

«Somos una mezcla de culturas»: venezolana recorre el mundo siendo nómada digital

De Caracas, Venezuela, a recorrer el mundo. Esta es la historia de Carla Díaz, una joven emprendedora que decidió aventurarse y mantener un estilo...
- PUBLICIDAD -

Magnisuicidio por Laureano Marquez

chavismo-acusa-opositora-embajador-eeuu-tramar-magnicidio-maduro_1_2086176

No es nada casual que le escenario escogido sea el Teatro Nacional. De hace buen tiempo a esta parte, casi todas las acciones de gobierno se presentan en teatros, sutil anuncio que que lo que va a ver usted allí es pura ficción. La obra se llama «magnicidio con golpe militar», un recurso propio del espectáculo, el de unir en una sola representación dos proyectos teatrales que han sido cada uno individualmente exitoso. El hecho de que se nos diga que lo que se prepara es un magnicidio con golpe (como quien dice quirpa con chipola), recuerda inevitablemente al viejo chiste del tipo al que se le murió la suegra y preguntado por el empleado de la funeraria acerca de si prefería entierro o cremación, él responde: «las dos cosas por sí acaso».

“¿Qué demócrata, qué cristiano está de acuerdo con un baño de sangre? Él (Tarre). ¿Qué demócrata o cristiano está de acuerdo con magnicidio? Ella (María Corina Machado) y él (Gustavo Tarre). ¿Qué venezolano, qué ser humano está de acuerdo con la violencia, con el asesinato de hermanos? Ella y él”. Esto, sin duda es un fragmento del del monólogo de Pío Miranda en «el día que me quieras» del inolvidable Cabrujas, que se quedó flotando por ahí, en algún rincón del teatro y decidió, como un fantasma, salir hace dos días. Que nuestros magnicidas pongan por escrito sus planes los convierte en una especie de reencarnacion de Peter Seller en sus mejores momentos de la Pantera Rosa». Acusado Tarre de magnicida, es inevitable imaginarlo, como Tom Cruise en Mission Impossible, con licra negra ceñida al cuerpo corriendo en la noche por los tejados de Miraflores, sin romper una teja y descolgándose al patio central, el de la fuentecita, con un sistema de cuerdas con poleas y freno incorporado que le detiene a un centímetro del piso, justo antes de que se activen las poderosas alarmas láser que -simulando telas de araña- protegen de pisadas indeseadas el suelo nocturno del patio central de la casona de misia Jacinta. Mientras, Maria Corina, cual lady speed stick de la vida, se lanza en rapel desde aquella famosa esquinita de la azotea del Palacio Blanco y su axila – sin una gota de sudor, ni un atisbo de mal olor- va a dar a la cara atónita de Tarre. Mientras, desde El Calvario, Diego Arría, con binoculares nocturnos de alta definición contempla la escena. Toma su celular y le envía un mensaje al embajador de Estados Unidos en Colombia: «ya los magnicidas llegaron al Palacio»… «¿cuál Palacio?», responde el otro distraído en la madrugada…»gua, ¿cuál va a ser?, el de Miraflores…¿no te acuerdas pues lo que hablamos?» …»oh, yes yes, el magnicidio, si jaja, que cabezo el mío». El otro mensaje de Diego es para Eligio….»transfiere más real que ya están adentro». Con la precaria situación económica del país, a los terroristas no les aprobaron a tiempo Sicad II para comprar las armas y hubo que recurrir a financiamiento externo…¿quien eligio al financista? Nadie lo sabe, pero lo cierto es que el dijo que no ponía ni medio hasta no tener la certeza de que estuvieran adentro porque el no iba a perder sus reales otra vez. El final de esta compleja operación es cuando -con todos los planes ejecutados exitosamente- aparece Salas Römer en cadena nacional de radio y televisión, montado en su caballo diciendo a cámara: «ahora sí que vamos a devolverle la alegría a Venezuela»

¿Magnicidio otra vez? ¿El intento fracasado número 13?… Por favor, el teatro tiene una infinidad de recursos. Camaradas, abran los ojos, aquí lo que hay es un magnisuicidio, es decir un suicidio de proporciones intergalácticas, supremas, inconmensurables, que abarca la economía, las instituciones, la salud, la seguridad, la educación y que si sigue así nos va a aniquilar a toditos.

Autor: Laureano Marquez

Populares

Visa para nómadas digitales: ¿qué es y cómo solicitarla?

El trabajo a distancia es parte de la nueva normalidad generada por la pandemia de COVID-19. Esta medida ha evolucionado y muchos países que...

Exembajador de España en Venezuela se niega a declarar por caso de desfalco a Pdvsa

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía Nacional acusa a los socios del ex embajador español en Venezuela, Raúl Morodo de...

Venezuela es el único país americano que se mantiene por cinco años entre los que España desaconseja visitar

El mapa de la peligrosidad en el mundo durante este 2021, realizado por el diario español ABC, refleja a Venezuela casi como el único punto...

«Somos una mezcla de culturas»: venezolana recorre el mundo siendo nómada digital

De Caracas, Venezuela, a recorrer el mundo. Esta es la historia de Carla Díaz, una joven emprendedora que decidió aventurarse y mantener un estilo...